Información

¿Se puede revertir el daño neurológico causado por el alcohol?

¿Se puede revertir el daño neurológico causado por el alcohol?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Leí en línea que el consumo excesivo de alcohol puede provocar daños neurológicos, específicamente en áreas que afectan el rendimiento cognitivo y la memoria, pero lo que no pude encontrar es si el daño se puede revertir.

https://www.verywellmind.com/alcohol-damages-day-to-day-memory-function-62982

https://www.addictioncampuses.com/blog/alcohol-abuse-cause-brain-damage/


La mayoría de los efectos neurológicos agudos del alcohol etanol, como dificultad para hablar, ataxia y confusión / sedación, son reversibles y los síntomas desaparecerán después de que el nivel de alcohol en sangre descienda por debajo del nivel de intoxicación. Sin embargo, en dosis muy altas, el alcohol puede causar estupor o incluso coma, con daños neurológicos irreversibles por hipoglucemia asociada (por efecto hipoglucemiante del alcohol y por ingesta inadecuada de alimentos concomitantemente) o hipoxemia (por efecto de depresión respiratoria del alcohol). Además, puede haber daño cerebral permanente indirecto por caídas, accidentes automovilísticos, regurgitación con aspiraciones, ahogamiento, etc.

La mayoría de los efectos neurológicos crónicos del alcohol etanol, como el síndrome de Wernicke-Kosakoff, la degeneración cerebelosa alcohólica y la demencia alcohólica, son irreversibles y, en la actualidad, no existen tratamientos eficaces para revertir el daño neurológico en estas afecciones. Sin embargo, se puede detener la progresión si se deja de beber alcohol. Y, en el caso de la encefalopatía de Wernicke, si se administra una dosis adecuada de tiamina a tiempo, las lesiones neurológicas pueden revertirse y es posible que no se produzcan daños neurológicos permanentes.

Referencias generales.

Healthline. Enfermedad neurológica relacionada con el alcohol

Wikipedia. Intoxicación alcohólica

Wikipedia. Síndrome de Wernicke-Korsakoff

Referencias académicas.

Arts NJM, Walvoort SJW, Kessels RPC. Síndrome de Korsakoff: una revisión crítica. Neuropsychiatr Dis Treat. 2017; 13: 2875-2890. doi: 10.2147 / NDT.S130078

Harper C. La neuropatología del daño cerebral relacionado con el alcohol. Alcohol y alcoholismo. 2009 marzo-abril; 44 (2): 136-140. https://doi.org/10.1093/alcalc/agn102

Ridley NJ, Draper B, Withall A. Demencia relacionada con el alcohol: una actualización de la evidencia. Alzheimer Res Ther. 2013; 5 (1): 3. doi: 10.1186 / alzrt157


Vacunas y trastorno neurológico funcional: una historia compleja

Resumen:Han aparecido varios videos en canales populares que muestran a personas que experimentan algunos efectos adversos después de la vacuna contra el coronavirus. Los investigadores dicen que algunos de los casos podrían estar relacionados con un trastorno neurológico funcional, una afección neuropsicológica común.

Fuente:General de masas

Vídeos de personas que experimentan síntomas neurológicos graves, que incluyen convulsiones y dificultad para caminar, supuestamente después de recibir una vacuna COVID-19, han aparecido en Facebook, YouTube y otros canales de redes sociales. Los millones de personas que ven estos videos podrían concluir que la vacuna es bastante peligrosa para producir tales síntomas o que las personas en los videos están fingiendo sus síntomas.

Ambas conclusiones son incorrectas, según el neurólogo y psiquiatra David Perez, MD, MMSc, ​​director de la Unidad de Trastornos Neurológicos Funcionales del Hospital General de Massachusetts (MGH).

en un Punto de vista de neurología de JAMA, los autores explican que la vacuna COVID-19 puede precipitar el desarrollo de un trastorno neurológico funcional (FND), un trastorno neuropsiquiátrico con síntomas como debilidad de las extremidades, problemas de marcha, movimientos espasmódicos, temblores y espasmos faciales.

& # 8220La difusión de estos videos podría alimentar las dudas sobre la vacuna al dar una impresión demasiado simplista de los vínculos potenciales entre la vacuna y los principales síntomas neurológicos & # 8221, dice Pérez, autor principal del artículo. & # 8220En cambio, estos son síntomas de un trastorno real basado en el cerebro que se encuentra en la intersección de la neurología y la psiquiatría & # 8221.

Algunas, pero no todas, las personas vulnerables a desarrollar FND pueden haber experimentado eventos adversos en la vida o tener dolor crónico o una variedad de otras condiciones médicas o psiquiátricas. La imagen es de dominio público.

La FND es una interrupción en los mecanismos normales del cerebro para controlar el cuerpo y puede desencadenarse por eventos físicos o emocionales, que incluyen lesiones en la cabeza, un procedimiento médico o quirúrgico y vacunas. & # 8220Algunas personas con FND tienen una mayor conciencia de su cuerpo y un mayor estado de excitación y amenaza, lo que puede secuestrar las redes neuronales normales que controlan los movimientos voluntarios & # 8221, dice Pérez. & # 8220FND nos enseña bastante sobre las complejidades del cerebro humano. & # 8221

La conciencia de un individuo sobre el control motor también puede verse afectada con FND, agrega el primer autor David Dongkyung Kim, MD, investigador clínico en Neurología del Comportamiento-Neuropsiquiatría en MGH: & # 8220 El cuerpo se está moviendo, pero el individuo no experimenta un sentido de agencia sobre sus movimientos, como temblores o movimientos del tronco. & # 8221

Algunas, pero no todas, las personas vulnerables a desarrollar FND pueden haber experimentado eventos adversos en la vida o tener dolor crónico o una variedad de otras condiciones médicas o psiquiátricas. & # 8220El modelo biopsicosocial que involucra una interacción de factores de riesgo, eventos desencadenantes y factores de perpetuación es como entendemos actualmente FND, & # 8221 dice Kim. Sin embargo, la FND puede tratarse con educación, rehabilitación física y psicoterapia.

Los neurólogos y otros profesionales de la salud tienen la obligación de explicar la FND al público, dicen los autores. & # 8220Ayudar a las personas a entender que la FND traerá este trastorno a las conversaciones médicas convencionales, y abordar las preocupaciones de manera transparente permitirá que las personas tomen decisiones informadas por sí mismas al recibir la vacuna COVID-19, & # 8221, dice Pérez.

Pérez es profesor asistente de neurología en la Escuela de Medicina de Harvard. Candice Kung, MD, es becaria de psiquiatría forense en la Universidad de Toronto.


Revertir el daño por alcoholismo fetal después del nacimiento

Resumen: Investigadores de la Universidad Northwestern revelan que, con la ayuda de dos medicamentos, es posible reparar el daño neurológico causado como resultado de la exposición prenatal al alcohol. El estudio informa que ambos fármacos ayudan a normalizar los genes que controlan la expresión de la metiltransferasa1 del ADN, una enzima fundamental para el desarrollo del cerebro.

Fuente: Universidad de Northwestern.

Dos medicamentos de uso común pueden reparar el daño causado por el alcohol en el útero.

Dos medicamentos de uso común borraron los déficits de aprendizaje y memoria causados ​​por la exposición fetal al alcohol cuando los medicamentos se administraron después del nacimiento, identificando así potencialmente un tratamiento para el trastorno, informa un nuevo estudio de Northwestern Medicine.

Los científicos también identificaron recientemente un mecanismo molecular clave por el cual el alcohol daña neurológica y del desarrollo al feto en desarrollo.

& # 8220 Nosotros & # 8217 hemos demostrado que puede interferir después de que el daño causado por el alcohol esté hecho. Eso es enorme, dijo la investigadora principal y autora principal Eva Redei. & # 8220 Hemos identificado un tratamiento potencial para el trastorno del espectro alcohólico. Actualmente, no hay ninguno. & # 8221

Redei es profesor de psiquiatría y ciencias del comportamiento en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern y profesor de investigación David Lawrence Stein de enfermedades psiquiátricas que afectan a niños y adolescentes.

El estudio de Northwestern se realizó en crías de rata y los científicos están tratando de recaudar fondos para un ensayo clínico.

En los Estados Unidos, entre el 1 y el 5 por ciento de los niños nacen con el trastorno, que incluye déficit de memoria y aprendizaje, problemas importantes de conducta, una alta tasa de depresión, bajo coeficiente intelectual, problemas cardiovasculares y otros problemas de salud del desarrollo.

Si los medicamentos son efectivos en el ensayo clínico, los bebés cuyas madres consumieron alcohol durante el embarazo podrían potencialmente ser tratados con ellos, dijo Redei.

El artículo se publicará en Psiquiatría molecular 18 de julio.

& # 8220Hay mujeres que beben antes de darse cuenta de que están embarazadas y mujeres que no dejan de beber durante el embarazo & # 8221 Redei. & # 8220Estas mujeres aún pueden ayudar en el futuro de sus hijos, si los hallazgos actuales también funcionan en humanos. Lo ideal, por supuesto, es que las mujeres se abstengan de beber durante el embarazo, pero lamentablemente eso no siempre sucede. & # 8221

En dos brazos separados del estudio, los científicos de Northwestern administraron tiroxina (una hormona que se reduce en las mujeres embarazadas que beben y en los bebés con trastorno del espectro alcohólico fetal) o metformina (un fármaco sensibilizante a la insulina que reduce los niveles de azúcar en sangre, que es más alto en alcohólicos) a crías de rata expuestas al alcohol en el útero. Los cachorros recibieron los medicamentos durante 10 días inmediatamente después de su nacimiento.

Luego, los científicos dejaron que los cachorros crecieran y probaron su memoria en comparación con las ratas de control que también estuvieron expuestas al alcohol en el útero pero que no recibieron ninguna de las drogas.

& # 8220Demostramos en los animales adultos que ambos tratamientos revirtieron los déficits de memoria así como algunos de los cambios moleculares causados ​​por el consumo materno de alcohol & # 8221 Redei.

Beber alcohol reduce los niveles de tiroxina y aumenta la glucosa en la rata preñada & # 8212 y también en los humanos, según datos limitados en humanos.

& # 8220Estos cambios son peligrosos para el desarrollo cerebral del feto y son al menos parte de la razón de los déficits de aprendizaje y memoria de la descendencia & # 8221 Redei.

La tiroxina es una hormona esencial producida por la glándula tiroides que regula múltiples funciones en el cerebro en desarrollo. Los niños que nacen con niveles muy bajos de tiroxina tienen discapacidades del desarrollo neurológico, una condición de crecimiento físico y mental severamente atrofiado.

El exceso de glucosa que llega al feto también tiene un impacto negativo en el desarrollo del cerebro, pero los científicos aún no tienen una comprensión profunda de por qué. También puede afectar cualquiera de los sistemas de órganos en desarrollo y causar diabetes tipo 2 más adelante en la vida.

En los Estados Unidos, del 1 al 5 por ciento de los niños nacen con el trastorno, que incluye déficits de aprendizaje y memoria, problemas importantes de comportamiento, una alta tasa de depresión, bajo coeficiente intelectual, problemas cardiovasculares y otros problemas de salud del desarrollo. La imagen de NeuroscienceNews.com está adaptada del comunicado de prensa de la Northwestern University.

El hallazgo sorprendente fue que estas dos drogas muy diferentes funcionaron para revertir el efecto del alcohol materno.


Neuropatía alcohólica

Heidi Moawad es neuróloga y experta en el campo de la salud cerebral y los trastornos neurológicos. El Dr. Moawad escribe y edita con regularidad contenido de salud y carreras para libros y publicaciones médicas.

Huma Sheikh, MD, es un neurólogo certificado por la junta, se especializa en migrañas y accidentes cerebrovasculares, y está afiliado a Mount Sinai of New York.

monkeybusinessimages / Getty Images

La neuropatía alcohólica es una de las consecuencias más comunes y menos reconocibles del consumo excesivo de alcohol. Las personas con un largo historial de abuso de alcohol pueden experimentar dolor, hormigueo, debilidad, entumecimiento o pérdida del equilibrio como resultado de la neuropatía alcohólica.


Daño cerebral por alcohol¿Qué es la demencia?

La demencia es un término genérico para la pérdida de memoria y la pérdida de resolución de problemas., lenguaje, así como otras habilidades de pensamiento que son lo suficientemente serias como para interferir con la vida diaria de una persona. A pesar de la cantidad de personas que usan el término, la demencia no es en realidad una enfermedad. En cambio, la demencia simplemente se refiere a un grupo de varios signos y síntomas que podrían indicar una serie de enfermedades de deterioro cognitivo, que incluyen: & # xa0

  • Enfermedad de Alzheimer
  • enfermedad de Huntington
  • enfermedad de Parkinson
  • Enfermedad de pick
  • enfermedad de Creutzfeldt-Jakob
  • Demencia por infarto múltiple

Los signos / síntomas de la demencia pueden incluir:

  • Cambios de personalidad
  • Pérdida de habilidades para resolver problemas.
  • Problemas de comunicación
  • Desorientación
  • Comportamientos nuevos y desconocidos

Para obtener más información sobre la demencia, visite este fantástico recurso sobre las diferentes demencias. Esencialmente, la demencia se refiere a desafíos severos asociados con el funcionamiento neurológico básico como la memoria, las habilidades del lenguaje, las habilidades para resolver problemas, la autogestión y la atención.

Muchas veces, las personas con demencia ya no pueden controlar sus emociones. No es raro que los seres queridos sientan que ya no pueden reconocer la identidad de la persona con demencia.

En la etapa más grave, las personas con demencia deben depender de otros cuidadores para que las ayuden con sus necesidades básicas de vida.

La demencia es más común en las personas mayores. De hecho, las investigaciones muestran que hasta la mitad de todas las personas de 85 años o más pueden presentar algún tipo de síntomas de demencia. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que esto no significa que sea una parte normal del proceso de envejecimiento.

Hay muchas personas que funcionan bien en sus 90 años y más que no muestran ningún signo de demencia.


Comprender y tratar la neuropatía alcohólica

La neuropatía alcohólica es una afección grave causada por el consumo excesivo de alcohol. El daño a los nervios conduce a sensaciones inusuales en las extremidades, movilidad reducida y pérdida de algunas funciones corporales. Reconocer los síntomas y buscar tratamiento temprano puede reducir el riesgo de discapacidad permanente.

En este artículo, analizamos qué es la neuropatía alcohólica, qué la causa y cómo se puede sentir. También exploramos cómo se diagnostica y se trata la afección.

Share on Pinterest Los nervios periféricos pueden dañarse al beber cantidades excesivas de alcohol.

Una persona que bebe alcohol en exceso puede comenzar a sentir una sensación de hormigueo en las extremidades. Esto sucede cuando el alcohol ha dañado los nervios periféricos.

Estos nervios conectan el cerebro y la médula espinal con los músculos, las extremidades y los órganos sensoriales. A través de los nervios periféricos, el cerebro puede controlar el cuerpo y recibir información sensorial.

Cuando el alcohol es responsable del daño a los nervios periféricos, una persona tiene neuropatía alcohólica. Las personas que beben mucho de forma regular corren el riesgo de desarrollar esta afección.

Algunos investigadores estiman que el 65 por ciento de las personas en los Estados Unidos a las que se les ha diagnosticado un trastorno por consumo de alcohol también tienen neuropatía alcohólica.

El consumo excesivo y prolongado de alcohol puede provocar desnutrición y daño a los nervios, y ambos contribuyen al desarrollo de la neuropatía alcohólica.

El alcohol puede impedir el procesamiento, transporte y absorción de nutrientes esenciales. Algunas personas con trastorno por consumo de alcohol también tienen una ingesta inadecuada de alimentos. Esto puede provocar deficiencias en:

Las deficiencias en estos nutrientes pueden dañar la salud en general e impedir que los nervios funcionen correctamente.

La neuropatía alcohólica se manifiesta de diferentes formas. Algunos pueden experimentar solo un síntoma, mientras que otros experimentan varios.

Las personas que beben mucho de forma regular y tienen uno o más de los siguientes síntomas deben comunicarse con un médico.

A continuación se muestran los síntomas de la neuropatía alcohólica, organizados por las partes del cuerpo más afectadas:

Extremidades

  • obstáculo
  • perdida de movimiento
  • atrofia muscular
  • espasmos o contracciones musculares
  • debilidad muscular
  • entumecimiento
  • perdida de la sensibilidad
  • hormigueo
  • hormigueo o picazón

Sistema intestinal y urinario

Otras áreas del cuerpo.

  • dificultad para tragar
  • distensión abdominal
  • mareos o desmayos
  • alteración del habla, en los hombres
  • disfunción sexual, incluidos problemas de erección o lubricación
  • sensibilidad a la temperatura, al calor o al frío
  • vómitos o náuseas

Al hablar con un médico, es importante ser honesto sobre el consumo de alcohol. Existen varias causas posibles de neuropatía, y conocer la ingesta de alcohol de una persona puede ayudar al médico a hacer un diagnóstico preciso.

Se pueden usar varias pruebas para diagnosticar la neuropatía alcohólica y puede ser necesaria más de una. Incluyen:

  • Prueba de química sanguínea. Esto puede dar una indicación de la salud general de una persona, incluidos los niveles de azúcar en sangre y la función hepática y renal.
  • Conteo sanguíneo completo (CBC). Existen varios tipos de células sanguíneas, así como plaquetas, que ayudan con la coagulación. El CBC puede mostrar qué tan bien está funcionando el sistema inmunológico y cuánto oxígeno viaja por el cuerpo.
  • Esofagogastroduodenoscopia. Se pasa un tubo delgado con una cámara por la garganta y se usa para buscar las causas de las náuseas y los vómitos.
  • Electromiografia. Se insertan agujas en áreas de la piel y los músculos para medir la actividad eléctrica. Esto puede revelar signos de neuropatía alcohólica.
  • Biopsia de nervio. Un médico extraerá una pequeña muestra del tejido nervioso de una persona, que se analiza en busca de daños. Las personas generalmente se someten a este procedimiento con anestesia local.
  • Prueba de conducción nerviosa. Esto implica colocar electrodos en la piel, que se utilizan para medir la velocidad y la fuerza de las señales nerviosas de una persona.
  • Examinación neurológica. Un médico realizará un examen físico para evaluar los reflejos, la fuerza muscular, la coordinación y la función sensorial de una persona.
  • Serie gastrointestinal superior e intestino delgado. Este conjunto de radiografías se utiliza para examinar el funcionamiento del tracto digestivo.

Un médico también puede querer evaluar el funcionamiento de los riñones, el hígado y la tiroides. Además, pueden solicitar análisis de sangre para detectar deficiencias de vitaminas y nutrientes.

Lo mejor que puede hacer una persona con neuropatía alcohólica es detener o reducir significativamente su consumo de alcohol. Probablemente sea lo primero que sugiera un médico. Algunos médicos pueden insistir en ello antes de continuar con las pruebas o el tratamiento.

Se puede sugerir una desintoxicación para pacientes hospitalizados cuando el trastorno por consumo de alcohol de una persona es muy grave. Otros pueden optar por una rehabilitación ambulatoria.

El apoyo basado en la comunidad también está disponible a través de organizaciones como Alcohólicos Anónimos y Capacitación para el autocontrol y la recuperación. Un médico también puede recomendar otras opciones.

La neuropatía alcohólica puede dificultar la vida diaria, por lo que es fundamental comenzar por controlar los síntomas. Las personas tienen diferentes necesidades y un plan de tratamiento puede incluir uno o más de los siguientes:

  • Suplementos vitamínicos, que involucran vitaminas E, B6 y B12, entre otras
  • Alivio del dolor de venta libre, para las molestias menores asociadas con la neuropatía alcohólica
  • Alivio del dolor recetado, como crema de capsaicina, tramadol, anticonvulsivos y gabapentina
  • Medicamentos para problemas urinarios, incluyendo duloxetina, imipramina, tolterodina y solifenacina
  • Terapia física, porque los ejercicios y actividades suaves pueden ayudar con los problemas musculares y de equilibrio
  • Aparatos ortopédicos para ayudar con la movilidad., incluidas las barras de tracción en el baño, los elevadores de escaleras y los dispositivos ortopédicos, como tacones elevados en los zapatos
  • Otras medidas de seguridad, incluidos consejos prácticos para personas que experimentan una pérdida de sensibilidad

Si una persona puede beneficiarse del ejercicio, es probable que un médico le recomiende un fisioterapeuta que se especialice en neuropatía.

Al limitar o interrumpir significativamente el consumo de alcohol, es esencial recibir apoyo continuo.

La neuropatía alcohólica es una afección grave que puede provocar dolor crónico, pérdida de algunas funciones corporales y discapacidad permanente. Sin embargo, reconocer los síntomas y buscar atención médica temprano puede minimizar el impacto de la afección.

Una persona puede mejorar su perspectiva reduciendo o cortando significativamente su consumo de alcohol y asegurándose de que esté recibiendo el equilibrio adecuado de nutrientes. Se encuentra disponible una amplia gama de redes de apoyo y tratamientos médicos.

Las personas con neuropatía alcohólica a menudo se recuperan parcial o totalmente, según el grado y la duración de su consumo de alcohol.


Tratamientos alternativos para el daño nervioso

Uno de los mejores tratamientos alternativos para el daño nervioso es la fisioterapia. Esto agregará algo de fuerza al nervio débil y a los músculos que lo rodean, además de mejorar la coordinación entre los dos.

La fisioterapia se puede utilizar en cualquier caso y casi siempre forma parte del programa de rehabilitación prescrito para aquellos pacientes que se han sometido a una cirugía para reparar el daño nervioso.

Otro gran tratamiento alternativo para el daño nervioso es la acupuntura. Muchas personas han mostrado una mejora significativa en sus problemas nerviosos después de usar la acupuntura.

Debe saber que hay algunos casos en los que el daño al nervio no será reparable. En estos casos, algunos de los métodos de tratamiento mencionados aún pueden proporcionar una mejora significativa en los síntomas.

Además, tenga en cuenta que el estrés mental puede causar un daño permanente a los nervios, que puede controlarse con cambios en el estilo de vida y la meditación.


Condiciones cardiovasculares

La Asociación Estadounidense del Corazón (AHA) enumera muchos problemas cardiovasculares relacionados con el uso y abuso del alcohol. Aunque existen investigaciones contradictorias sobre los beneficios para el corazón de beber alcohol, la AHA sugiere que, a pesar de algunos de estos hallazgos, las personas deberían no beber alcohol para ayudar a su salud cardiovascular. Además, si hay algún problema cardíaco, una persona debe dejar de beber o no debe beber. en absoluto .

Algunos problemas cardiovasculares que son posibles incluyen:

  • Hipertensión
  • Miocardiopatía alcohólica
  • Arritmias
  • Niveles altos de colesterol.
  • Ataque cardíaco o muerte cardíaca súbita

Es posible que los problemas cardiovasculares derivados del abuso de alcohol no se resuelvan por completo, pero al igual que los mismos factores del daño neurológico, algunos pueden ser reversibles. Una vez más, los cambios suelen ocurrir durante el primer año, después de la abstinencia, y luego se ralentizan. Las personas deben estar al tanto de su dieta, ejercicio, sueño y manejo del estrés para experimentar todo su potencial de recuperación.


El ejercicio puede revertir el daño neurológico inducido por el alcohol

El consumo excesivo de alcohol no es infrecuente, aproximadamente uno de cada seis adultos en los Estados Unidos se involucra en el consumo excesivo de alcohol varias veces al mes. El consumo excesivo de alcohol se caracteriza por tener aproximadamente ocho bebidas en un evento de bebida para los hombres y más de cinco o seis para las mujeres. Además, el consumo excesivo de alcohol se clasifica como un trastorno por consumo de alcohol (AUD). Recientemente se ha demostrado que el consumo excesivo de alcohol puede provocar un daño físico y neurológico significativo de la misma manera que lo hacen otras formas de AUD.

Este tipo de daño, que afecta el hipocampo y las regiones responsables del control del comportamiento, puede disminuir la capacidad de detenerse y provocar un aumento de la ingesta de alcohol y episodios posteriores de atracones. Aunque las células cerebrales en el área de la circunvolución dentada (DG) del cerebro comienzan a regenerarse naturalmente siete días después de un episodio de atracón, si se ven interrumpidas por un mayor consumo de alcohol durante ese tiempo, por ejemplo, un segundo episodio de atracón, dejarán de regenerarse. y pueden producirse daños adicionales. Otra investigación sobre los AUD ha demostrado que el ejercicio promueve la regeneración celular.

Por lo tanto, Mark E. Maynard del Departamento de Psicología de la Universidad de Houston en Texas quería ver si el ejercicio podría ayudar en la regeneración celular después de beber en exceso. Utilizando una muestra de ratas hembras, Maynard las expuso a todas a dosis de etanol que reproducían el consumo excesivo de alcohol. Siete días después, a la mitad de las ratas se les dio acceso a una rueda de ejercicio, mientras que a la otra mitad no.

Después de 28 días, Maynard examinó sus cerebros y descubrió que las ratas que hacían ejercicio habían podido restaurar sus regiones de células DG y del hipocampo a niveles normales, mientras que las que no hacían ejercicio tenían una estructura celular disminuida en estas regiones. Aunque estos resultados son alentadores, necesitan ser respaldados por investigaciones adicionales en otros modelos animales. Sin embargo, Maynard cree que, por ahora, sus hallazgos muestran que las personas con AUD o antecedentes de daño neurológico inducido por el alcohol deberían considerar incorporar el ejercicio en su tratamiento. Añadió: "Nuestros resultados sugieren que el ejercicio puede ser un medio eficaz para mejorar la recuperación neuronal después de un daño inducido por el alcohol".

Referencia:
Maynard, M.E., Leasure, J.L. (2013). El ejercicio mejora la recuperación del hipocampo después de una exposición excesiva al etanol. Más uno 8 (9): e76644. doi: 10.1371 / journal.pone.0076644

& copiar Copyright 2013 GoodTherapy.org. Reservados todos los derechos.

El artículo anterior fue escrito únicamente por el autor mencionado anteriormente. GoodTherapy.org no comparte necesariamente los puntos de vista y las opiniones expresadas. Las preguntas o inquietudes sobre el artículo anterior pueden dirigirse al autor o publicarse como un comentario a continuación.

Complete todos los campos obligatorios para enviar su mensaje.

Confirma que eres humano.

Honestamente, ¿cuántas personas a las que les gusta beber crees que encontrarás que preferirían salir y hacer ejercicio? Créame, soy TODO por los beneficios del fitness, ¡pero este será un grupo demográfico con una mentalidad que es DIFÍCIL de cambiar!

Meghan

¡¡Noticias muy alentadoras !! Sabemos que no va a doler, así que ¿por qué no ver si puede ayudar?

Sunita

¿Por qué más investigación? Si la evidencia está ahí, entonces está ahí y debe implementarse de inmediato en las instalaciones de tratamiento que tratan con personas con este tipo de problemas con la bebida. Supongo que cuanto antes se inicie esto, mayores serán las posibilidades de que uno tenga esos pathwyas neurológicos para sanar y reconectarse.

Stella B

Sé lo bien que me hace sentir desarrollar un hábito y un régimen de ejercicio incluso en el peor de los días cuando lo supero y lo consigo. Es un gran logro y definitivamente hay algo para estar triste por ese pequeño & # 8220high & # 8221 que obtienes cuando sabes que has terminado y que es un trabajo bien hecho. Dicho esto, no sé si se puede revertir el daño neurológico con el ejercicio, aunque ese es un argumento bastante convincente para la industria del ejercicio en su conjunto. Pero lo que sí sé es que no hay nada que pueda hacerte sentir tan bien contigo mismo como cuando te ejercitas y completas algo que sabes que es bueno para ti en muchos niveles diferentes.

Louisa

¿Crees que habrá quienes digan que esto fue simplemente una regeneración normal de las células cerebrales, especialmente si se trata de sujetos relativamente sanos?


Beber en adolescentes es más peligroso de lo que se pensaba

Varios estudios publicados este año sugieren que el consumo de alcohol entre los adolescentes puede causar más daño neurológico de lo que se pensaba anteriormente. Contrariamente a la noción de que el cerebro está completamente desarrollado a los 16 o 17 años, los nuevos estudios han encontrado que un desarrollo significativo ocurre hasta los 21 años y que el consumo excesivo de alcohol por parte de los adolescentes puede inhibir ese desarrollo.

La investigación reciente sugiere que los adolescentes que beben en exceso pueden dañar su memoria y sus habilidades de aprendizaje al obstaculizar gravemente el desarrollo del hipocampo. Una encuesta realizada por la Escuela de Salud Pública de Harvard encontró que el 44 por ciento de los estudiantes universitarios son bebedores compulsivos y el 74 por ciento dice que se dieron atracones en la escuela secundaria.

Sandra Brown, PhD, del Centro Médico VA y la Universidad de California, San Diego, realizó el primero de estos estudios. Su trabajo comparó adolescentes dependientes y no dependientes del alcohol midiendo la memoria y otras funciones cognitivas. Los adolescentes dependientes del alcohol mostraron deterioro de la memoria, alteración de las percepciones de las relaciones espaciales y deficiencias en las habilidades verbales.

La investigación de Bridget F. Grant, PhD, del Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo (NIAAA), se suma a ese hallazgo, concluyendo que el consumo excesivo de alcohol por parte de los adolescentes a menudo está acompañado por el consumo de tabaco y drogas, lo que puede facilitar la destrucción de las células cerebrales. .

Un tercer estudio realizado por Brown y Susan Tapert, PhD, de la Universidad de California en San Diego, comparó imágenes de resonancia magnética (IRM) de 10 mujeres sanas con 10 mujeres que eran bebedoras compulsivas adolescentes y encontró que los procesos cerebrales de ex alcohólicos eran "lentos "cuando se pidió a los sujetos que recordaran la ubicación de varios objetos.

Estos estudios indican que el consumo excesivo de alcohol entre los adolescentes puede llevar a un rendimiento deficiente en la escuela, dificultad en matemáticas simples o la incapacidad de leer un mapa. También disipan la idea de que una persona podría beber en exceso durante varios años antes de causar daño neurológico. El abuso y la dependencia del alcohol en los adolescentes puede resultar más dañino que el alcoholismo en la edad adulta al matar las células cerebrales en el hipocampo, bloquear los receptores cerebrales que forman recuerdos y causar daños neurológicos prolongados, dicen los investigadores.

"Como mínimo, los hallazgos deberían ser una señal de alerta para los padres y los responsables políticos", dice Brown. "Los niños con problemas con el alcohol deberían poder recibir ayuda lo más rápido posible. Si la investigación adicional demuestra daño cerebral por beber en exceso, la lesión podría revertirse".

Cabe señalar que Tapert, Brown y Grant están de acuerdo en que los abusadores del alcohol a menudo también consumen drogas ilícitas, y aún se desconocen los efectos exactos de una droga en el desarrollo físico del cerebro en la adolescencia.


Neuropatía alcohólica

Heidi Moawad es neuróloga y experta en el campo de la salud cerebral y los trastornos neurológicos. El Dr. Moawad escribe y edita con regularidad contenido de salud y carreras para libros y publicaciones médicas.

Huma Sheikh, MD, es un neurólogo certificado por la junta, se especializa en migrañas y accidentes cerebrovasculares, y está afiliado a Mount Sinai of New York.

monkeybusinessimages / Getty Images

La neuropatía alcohólica es una de las consecuencias más comunes y menos reconocibles del consumo excesivo de alcohol. Las personas con un largo historial de abuso de alcohol pueden experimentar dolor, hormigueo, debilidad, entumecimiento o pérdida del equilibrio como resultado de la neuropatía alcohólica.


Daño cerebral por alcohol¿Qué es la demencia?

La demencia es un término genérico para la pérdida de memoria y la pérdida de resolución de problemas., lenguaje, así como otras habilidades de pensamiento que son lo suficientemente serias como para interferir con la vida diaria de una persona. A pesar de la cantidad de personas que usan el término, la demencia no es en realidad una enfermedad. En cambio, la demencia simplemente se refiere a un grupo de varios signos y síntomas que podrían indicar una serie de enfermedades de deterioro cognitivo, que incluyen: & # xa0

  • Enfermedad de Alzheimer
  • enfermedad de Huntington
  • enfermedad de Parkinson
  • Enfermedad de pick
  • enfermedad de Creutzfeldt-Jakob
  • Demencia por infarto múltiple

Los signos / síntomas de la demencia pueden incluir:

  • Cambios de personalidad
  • Pérdida de habilidades para resolver problemas.
  • Problemas de comunicación
  • Desorientación
  • Comportamientos nuevos y desconocidos

Para obtener más información sobre la demencia, visite este fantástico recurso sobre las diferentes demencias. Esencialmente, la demencia se refiere a desafíos severos asociados con el funcionamiento neurológico básico como la memoria, las habilidades del lenguaje, las habilidades para resolver problemas, la autogestión y la atención.

Muchas veces, las personas con demencia ya no pueden controlar sus emociones. No es raro que los seres queridos sientan que ya no pueden reconocer la identidad de la persona con demencia.

En la etapa más grave, las personas con demencia deben depender de otros cuidadores para que las ayuden con sus necesidades básicas de vida.

La demencia es más común en las personas mayores. De hecho, las investigaciones muestran que hasta la mitad de todas las personas de 85 años o más pueden presentar algún tipo de síntomas de demencia. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que esto no significa que sea una parte normal del proceso de envejecimiento.

Hay muchas personas que funcionan bien en sus 90 años y más que no muestran ningún signo de demencia.


Condiciones cardiovasculares

La Asociación Estadounidense del Corazón (AHA) enumera muchos problemas cardiovasculares relacionados con el uso y abuso del alcohol. Aunque existen investigaciones contradictorias sobre los beneficios para el corazón de beber alcohol, la AHA sugiere que, a pesar de algunos de estos hallazgos, las personas deberían no beber alcohol para ayudar a su salud cardiovascular. Además, si hay algún problema cardíaco, una persona debe dejar de beber o no debe beber. en absoluto .

Algunos problemas cardiovasculares que son posibles incluyen:

  • Hipertensión
  • Miocardiopatía alcohólica
  • Arritmias
  • Niveles altos de colesterol.
  • Ataque cardíaco o muerte cardíaca súbita

Es posible que los problemas cardiovasculares derivados del abuso de alcohol no se resuelvan por completo, pero al igual que los mismos factores del daño neurológico, algunos pueden ser reversibles. Una vez más, los cambios suelen ocurrir durante el primer año, después de la abstinencia, y luego se ralentizan. Las personas deben estar al tanto de su dieta, ejercicio, sueño y manejo del estrés para experimentar todo su potencial de recuperación.


Tratamientos alternativos para el daño nervioso

Uno de los mejores tratamientos alternativos para el daño nervioso es la fisioterapia. This will add some strength to the weak nerve and the muscles surrounding it, as well as improve the coordination between the two.

Physical therapy can be used in any case, and is almost always part of the rehab program prescribed for those patients who have had surgery to repair nerve damage.

Another great alternative treatment for nerve damage is acupuncture. Many individuals have shown significant improvement in their nerve problems after using acupuncture.

You should know that there are some cases where the nerve damage will not be repairable. In these cases, some of the treatment methods mentioned can still provide significant improvement in the symptoms.

Also, keep in mind that mental stress can cause permanent damage to the nerves, which can be controlled with changes in lifestyle and meditation.


Understanding and treating alcoholic neuropathy

Alcoholic neuropathy is a severe condition caused by excessive alcohol use. Damage to the nerves leads to unusual sensations in the limbs, reduced mobility, and loss of some bodily functions. Recognizing the symptoms and seeking treatment early can reduce the risk of permanent disability.

In this article, we look at what alcoholic neuropathy is, what causes it, and how it may feel. We also explore how the condition is diagnosed and treated.

Share on Pinterest The peripheral nerves can be damaged by drinking excessive amounts of alcohol.

A person who drinks alcohol in excess may start to feel a tingling sensation in their limbs. This happens when alcohol has damaged the peripheral nerves.

These nerves connect the brain and spinal cord to the muscles, limbs, and sensory organs. Through the peripheral nerves, the brain is able to control the body and receive sensory information.

When alcohol is responsible for damage to the peripheral nerves, a person has alcoholic neuropathy. People who drink heavily on a regular basis are at risk of developing this condition.

Some researchers estimate that 65 percent of people in the United States who have been diagnosed with alcohol use disorder also have alcoholic neuropathy.

Excessive, long-term consumption of alcohol can lead to malnutrition as well as nerve damage, and both contribute to the development of alcoholic neuropathy.

Alcohol can impede the processing, transportation, and absorption of essential nutrients. Some people with alcohol use disorder also have inadequate food intake. This can lead to deficiencies in:

Deficiencies in these nutrients can harm overall health and stop nerves from functioning correctly.

Alcoholic neuropathy shows itself in different ways. Some may experience only one symptom, while others experience several.

People who drink heavily on a regular basis and have one or more of the following symptoms should contact a doctor.

Below are symptoms of alcoholic neuropathy, organized by the parts of the body most affected:

Limbs

  • obstáculo
  • loss of movement
  • muscle atrophy
  • muscle spasms or contractions
  • muscle weakness
  • numbness
  • loss of sensation
  • pins and needles
  • tingling or prickling

Bowel and urinary system

Other areas of the body

  • dificultad para tragar
  • abdominal bloating
  • dizziness or fainting
  • impaired speech , in men
  • sexual dysfunction, including problems with erections or lubrication
  • temperature sensitivity, to hot or cold
  • vómitos o náuseas

When speaking with a doctor, it is important to be honest about alcohol consumption. There are several possible causes of neuropathy, and knowing about a person’s alcohol intake can help the doctor to make an accurate diagnosis.

Several tests can be used to diagnose alcoholic neuropathy, and more than one may be necessary. Incluyen:

  • Blood chemistry test. This can give an indication of a person’s overall health, including blood sugar levels and liver and kidney function.
  • Complete blood count (CBC). There are several types of blood cells, as well as platelets, which help with clotting. The CBC can show how well the immune system is working and how much oxygen is traveling throughout the body.
  • Esophagogastroduodenoscopy. A thin tube with a camera is passed down the throat and used to check for causes of nausea and vomiting.
  • Electromiografia. Needles are inserted into areas of the skin and muscles to measure electrical activity. This can reveal signs of alcoholic neuropathy.
  • Nerve biopsy. A doctor will remove a small sample of a person’s nerve tissue, which is tested for damage. People usually undergo this procedure with a local anesthetic.
  • Nerve conduction test. This involves placing electrodes on the skin, which are used to measure the speed and strength of a person’s nerve signals.
  • Neurological examination. A doctor will conduct a physical examination to test a person’s reflexes, muscle strength, coordination, and sensory function.
  • Upper gastrointestinal and small bowel series. This set of X-rays is used to examine the functioning of the digestive tract.

A doctor may also want to test the functioning of the kidneys, liver, and thyroid. In addition, they may order blood tests to check for vitamin and nutrient deficiencies.

The best thing a person with alcoholic neuropathy can do is to stop or significantly reduce their alcohol intake. It will likely be the first thing a doctor suggests. Some doctors may insist on it before testing or treatment continues.

An inpatient detox may be suggested when a person’s alcohol use disorder is very severe. Others may opt for an outpatient rehab.

Community-based support is also available from organizations such as Alcoholics Anonymous and Self-Management and Recovery Training. A doctor may also recommend other options.

Alcoholic neuropathy can make daily life difficult, so it is essential to begin by managing the symptoms. Individuals have different needs, and a treatment plan may involve one or more of the following:

  • Vitamin supplements, involving vitamins E, B6, and B12, among others
  • Over-the-counter pain relief, for minor discomfort associated with alcoholic neuropathy
  • Prescription pain relief, such as capsaicin cream, tramadol, anticonvulsants, and gabapentin
  • Medicines for urinary problems, including duloxetine, imipramine, tolterodine, and solifenacin
  • Physical therapy, because gentle exercises and activities can help with muscle and balance problems
  • Orthopedic appliances to aid with mobility, including pull bars in the bathroom, stair lifts, and orthotic devices, such as raised heels in shoes
  • Other safety measures, including practical advice for people who experience a loss of sensation

If a person can benefit from exercise, a doctor can likely recommend a physiotherapist who specializes in neuropathy.

When significantly limiting or cutting off alcohol consumption, receiving ongoing support is essential.

Alcoholic neuropathy is a severe condition that can lead to chronic pain, loss of some bodily functions, and permanent disability. However, recognizing the symptoms and seeking medical attention early can minimize the impact of the condition.

A person can improve their outlook by significantly reducing or cutting off their alcohol intake and ensuring that they are receiving the right balance of nutrients. A wide range of support networks and medical treatments are available.

Individuals with alcoholic neuropathy often make a partial or full recovery, depending on the extent and duration of their alcohol consumption.


Exercise May Reverse Alcohol-Induced Neurological Damage

Binge drinking is not uncommon approximately one out of every six adults in the United States engages in binge drinking several times every month. Binge drinking is characterized by having approximately eight drinks in one drinking event for men, and more than five or six for women. Furthermore, binge drinking is classified as an alcohol use disorder (AUD). It has recently been shown that binge drinking can result in significant physical and neurological damage in the same way that other forms of AUD do.

This type of damage, which affects the hippocampus and regions responsible for behavioral control, can diminish the ability to stop and lead to increased alcohol intake and subsequent binge episodes. Although brain cells in the dentate gyrus (DG) area of the brain begin to naturally regenerate seven days after a binge episode, if they are disrupted by further consumption of alcohol during that time, for example, a second binge episode, they will stop regenerating and additional damage can ensue. Other research into AUDs has shown that exercise promotes cell regeneration.

Therefore, Mark E. Maynard of the Department of Psychology at the University of Houston in Texas wanted to see if exercise could aid in the cell regeneration after binge drinking. Using a sample of female rats, Maynard exposed them all to doses of ethanol that replicated binge drinking. Seven days later, half of the rats were given access to an exercise wheel while the other half were not.

After 28 days, Maynard examined their brains and found the rats that exercised had been able to restore their DG and hippocampal cell regions to normal levels while those that did not exercise had diminished cell structure in these regions. Although these results are encouraging, they do need to be supported by additional research in other animal models. However, Maynard believes that for now, his findings show that individuals with AUDs or a history of alcohol-induced neurological damage should consider incorporating exercise into their treatment. He added, “Our results suggest that exercise may be an effective means by which to enhance neural recovery after alcohol-induced damage.”

Referencia:
Maynard, M.E., Leasure, J.L. (2013). Exercise enhances hippocampal recovery following binge ethanol exposure. Más uno 8(9): e76644. doi:10.1371/journal.pone.0076644

© Copyright 2013 GoodTherapy.org. Reservados todos los derechos.

El artículo anterior fue escrito únicamente por el autor mencionado anteriormente. GoodTherapy.org no comparte necesariamente los puntos de vista y las opiniones expresadas. Las preguntas o inquietudes sobre el artículo anterior pueden dirigirse al autor o publicarse como un comentario a continuación.

Complete todos los campos obligatorios para enviar su mensaje.

Confirma que eres humano.

Honestly, how many people who like to drink do you think you will find who would rather go out and exercise instead? Believe me I am ALL for the benefits of fitness, but this is going to be one demographic with a mindset that is HARD to change!

Meghan

Very encouraging news!! We know it isn’t going to hurt, so why not see if it can help?

Sunni

Why more research? If the evidence is there, then it is there and it should be implemented immediately in treatment facilities that are dealing with people with these sorts of drinking issues. I would suppose that the sooner this is started then the better chance one would have getting those neurological pathwyas to heal and reconnect.

Stella B

I know how good developing a habit and an exercise regimen makes me feel even on the worst of days when I push through it and get it doen. It is such an accomplishment and there is definitely something to be sadi for that little “high” that you get when you know you ave finished and it is a job well done. with that being said, I don’t know whether or not you can reverse neurological damage with exercise although that’s a pretty compelling argument for the exercise industry as a whole. But what I do know is that there is nothing that can make you feel as good or as good about yourself as you do when you workout and complete something that you know is good for you on many different levels.

Louisa

Think there will be those who say that this was simply normal regeneration of brain cells especially if in relatively healthy subjects?


Reversing Fetal Alcohol Damage After Birth

Summary: Researchers from Northwestern University reveal that, with the aid of two drugs, it may be possible to repair neurological damage caused as a result of prenatal alcohol exposure. The study reports both drugs help normalize genes that control DNA methyl transferase1 expression, an enzyme critical for brain development.

Source: Northwestern University.

Two commonly used drugs can repair damage caused by alcohol in utero.

Two commonly used drugs erased the learning and memory deficits caused by fetal alcohol exposure when the drugs were given after birth, thus potentially identifying a treatment for the disorder, reports a new Northwestern Medicine study.

The scientists also newly identified a key molecular mechanism by which alcohol neurologically and developmentally harms the developing fetus.

“We’ve shown you can interfere after the damage from alcohol is done. That’s huge,” said lead investigator and senior author Eva Redei. “We have identified a potential treatment for alcohol spectrum disorder. Currently, there is none.”

Redei is a professor of psychiatry and behavioral sciences at Northwestern University Feinberg School of Medicine and the David Lawrence Stein Research Professor of Psychiatric Diseases Affecting Children and Adolescents.

The Northwestern study was in rat pups, and the scientists are trying to raise funds for a clinical trial.

In the United States, 1 to 5 percent of children are born with the disorder, which includes learning and memory deficits, major behavioral problems, a high rate of depression, low IQ, cardiovascular and other developmental health problems.

If the drugs are effective in the clinical trial, the infants whose mothers consumed alcohol during their pregnancy potentially could be treated with them, Redei said.

The paper will be published in Molecular Psychiatry July 18.

“There are women who drink before they are aware that they are pregnant and women who do not stop drinking during their pregnancy,” Redei said. “These women still can help their children’s future, if the current findings work in humans as well. The ideal, of course, is that women abstain from drinking when pregnant, but unfortunately that does not always happen.”

In two separate arms of the study, Northwestern scientists gave either thyroxine (a hormone that is reduced in pregnant women who drink and in infants with fetal alcohol spectrum disorder) or metformin (an insulin sensitizing drug that lowers blood sugar levels, which is higher in alcoholics) to rat pups exposed to alcohol in utero. The pups received the drugs for 10 days immediately after they were born.

Then scientists let the pups grow up and tested their memory compared to control rats also exposed to alcohol in utero but who did not receive either drug.

“We showed in the adult animals that both these treatments reversed the memory deficits as well as some of the molecular changes caused by maternal alcohol consumption,” Redei said.

Drinking alcohol reduces thyroxine levels and increases glucose in the pregnant rat — and in humans as well, according to limited human data.

“These changes are dangerous to the brain development of the fetus and are at least part of the reason for learning and memory deficits of the offspring,” Redei said.

Thyroxine is an essential hormone made by the thyroid gland that regulates multiple functions in the developing brain. Children born with very low levels of thyroxine are neurodevelopmentally disabled, a condition of severely stunted physical and mental growth.

Excessive glucose reaching the fetus also has a negative impact on brain development but scientists do not yet have a deep understanding of why. It also can affect any of the developing organ systems and cause Type 2 diabetes later in life.

In the United States, 1 to 5 percent of children are born with the disorder, which includes learning and memory deficits, major behavioral problems, a high rate of depression, low IQ, cardiovascular and other developmental health problems. NeuroscienceNews.com image is adapted from the Northwestern University news release.

The surprise finding was that both of these very different drugs worked to reverse the effect of maternal alcohol.


Teen drinking more dangerous than previously thought

Several studies released this year suggest teen drinking may cause more neurological damage than was previously thought. Contrary to the notion that the brain is fully developed by age 16 or 17, the new studies have found that significant development happens until the age of 21 and heavy drinking by teen-agers may inhibit that development.

The recent research suggests that teens who binge drink may do damage to their memory and learning abilities by severely hampering the development of the hippocampus. A survey by the Harvard School of Public Health has found that 44 percent of college students are binge drinkers and 74 percent say they binged in high school.

Sandra Brown, PhD, of the VA Medical Center and the University of California, San Diego, conducted the first of these studies. Her work compared alcohol-dependent and non-dependent adolescents by measuring memory and other cognitive functions. Alcohol-dependent teens showed impaired memory, altered perceptions of spatial relationships and verbal skill deficits.

Research by Bridget F. Grant, PhD, of the National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism (NIAAA), adds to that finding, concluding that heavy drinking by teens is often accompanied by tobacco and drug use, which can facilitate the destruction of brain cells.

A third study by Brown and Susan Tapert, PhD, of the University of California San Diego, compared magnetic resonance images (MRIs) of 10 healthy women to 10 women who were adolescent binge drinkers and found the brain processes of former alcoholics to be "sluggish" when subjects were asked to recall the location of various objects.

These studies indicate that teen binge drinking can lead to poor performance in school, difficulty in simple math or the inability to read a map. They also dispel the notion that a person could sustain heavy drinking for several years before causing neurological damage. Adolescent alcohol abuse and dependence may prove to be more damaging than alcoholism in adulthood by killing brain cells in the hippocampus, blocking brain receptors that form memories and causing protracted neurological impairments, the researchers say.

"At the very least, the findings should raise a red flag for parents and policy-makers," says Brown. "Kids with alcohol problems should be able to receive help as quickly as possible. If further research does prove brain damage from heavy drinking, the injury might be reversed."

It is noteworthy that Tapert, Brown and Grant agree that alcohol abusers often use illicit drugs as well, and the exact effects of a drug on the physical development of the brain in adolescence is still unknown.


Vaccines and Functional Neurological Disorder: A Complex Story

Resumen:A number of videos have surfaced on popular channels showing people experiencing some adverse effects following the coronavirus vaccine. Researchers say some of the cases could be related to functional neurological disorder, a common neuropsychological condition.

Fuente:Mass General

Videos of people experiencing severe neurological symptoms, including convulsions and difficulty walking, purportedly after receiving a COVID-19 vaccine, have surfaced on Facebook, YouTube and other social media channels. The millions of people watching these videos might conclude that the vaccine is either quite dangerous to produce such symptoms or that the people in the videos are faking their symptoms.

Both conclusions are incorrect, according to neurologist and psychiatrist David Perez, MD, MMSc, director of the Functional Neurological Disorders Unit at Massachusetts General Hospital (MGH).

en un JAMA Neurology Viewpoint, the authors explain that the COVID-19 vaccine may precipitate the development of functional neurological disorder (FND), a neuropsychiatric disorder with symptoms such as limb weakness, gait problems, jerky movements, tremor and facial spasms.

“The spread of these videos could fuel vaccine hesitancy by giving an overly simplistic impression of potential links between the vaccine and major neurological symptoms,” says Perez, the piece’s senior author. “Instead, these are symptoms of a real, brain-based disorder that sits at the intersection of neurology and psychiatry.”

Some, but not all, individuals vulnerable to developing FND may have experienced adverse life events or have chronic pain or a range of other medical or psychiatric conditions. La imagen es de dominio público.

FND is a disruption in the brain’s normal mechanisms for controlling the body and can be triggered by physical or emotional events, including head injury, a medical or surgical procedure, and vaccinations. “Some people with FND have a heightened awareness of their body and increased state of arousal and threat, which may hijack normal neural networks controlling voluntary movements,” says Perez. “FND teaches us quite a bit about the complexities of the human brain.”

An individual’s awareness of motor control may also be impaired with FND, adds first author David Dongkyung Kim, MD, clinical fellow in Behavioral Neurology-Neuropsychiatry at MGH: “The body is moving, but the individual doesn’t experience a sense of agency over their movements, such as tremors or movements of the trunk.”

Some, but not all, individuals vulnerable to developing FND may have experienced adverse life events or have chronic pain or a range of other medical or psychiatric conditions. “The biopsychosocial model involving an interplay of risk factors, triggering events, and perpetuating factors is how we currently understand FND,” says Kim. FND can, however, be treated with education, physical rehabilitation and psychotherapy.

Neurologists and other health care professionals have an obligation to explain FND to the public, say the authors. “Helping people understand FND will bring this disorder into mainstream medical conversations, and transparently addressing concerns will better allow people to make informed decisions for themselves on receiving the COVID-19 vaccine,” says Perez.

Perez is an assistant professor of Neurology at Harvard Medical School. Candice Kung, MD, is a forensic psychiatry fellow at the University of Toronto.


Ver el vídeo: El alcohol causa daño en el cerebro incluso después de dejar de beber (Junio 2022).