Información

¿Cuáles son los mecanismos neurológicos detrás de arriesgar la propia vida por otra?

¿Cuáles son los mecanismos neurológicos detrás de arriesgar la propia vida por otra?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

De vez en cuando, escuchamos de personas que hacen un esfuerzo adicional y arriesgan su vida (y, a veces, dan su vida) por otra persona, ya sea un ser querido o un completo extraño (a veces, un enemigo).

Esto me ha sucedido a mí y a varias personas que conozco, y hay muchos casos flotando en los medios, un par de ejemplos son Jordan Rice y Joan North, hay millones de casos como este, donde la gente común, jóvenes y mayores tienen 'intensificó' e hizo todo lo posible para ayudar. Casi todos rechazan el título de "héroe".

Habiendo experimentado esto yo mismo, puedo decir honestamente, no fue realmente una 'elección', sino una 'compulsión'; aparentemente, los reflejos parecen volverse más agudos, las reacciones más rápidas y el miedo se suprime o desaparece por completo.

Entonces, mi pregunta es, ¿Cuáles son los mecanismos neurológicos que obligan a una persona a actuar para ayudar a otra, a menudo sin tener en cuenta su propia seguridad?


Este libro What Makes a Hero?: The Surprising Science of Selflessness por Elizabeth Svoboda, cubre la respuesta a esta pregunta con considerable detalle.

El autor explora la predisposición genética a ser heroico, si se puede desarrollar y aprender, y la idea de selección de grupo; que propone que se trata de una reacción instintiva, el sacrificio de un miembro puede contribuir al bien mayor de la especie.

Esta discusión sobre el laberinto moral examina si el altruismo humano realmente existe o si es un proceso evolutivo. Los ejemplos de reciprocidad mutua dentro de varias especies demuestran que el autosacrificio puede contribuir al bienestar general de un individuo. Es una mirada cínica a la naturaleza humana, partiendo del supuesto básico de que el instinto de supervivencia dentro de los seres humanos (o la preservación del acervo genético de un individuo) es el mayor impulso y que cualquier desvío aparente de esto, en última instancia, sirve para esto.

"Incluso en las sociedades humanas, todavía podemos rastrear muchos comportamientos que aparentemente se llevan a cabo para el beneficio del grupo hasta los beneficios para el individuo", explica Stanford.

"Alguien que salte a un río para salvar a un hombre que se está ahogando se convertirá en un héroe. Y los héroes acumulan todo tipo de beneficios. Por ejemplo, pueden volverse más atractivos para las mujeres", agrega.

Mi opinión personal sobre los dos ejemplos que proporcionó:

En el caso de Jordan Rice, se sacrificó por su hermano menor. Un acto que se ajusta a la noción de selección de grupo y mantiene la integridad del objetivo del individuo de preservar el propio acervo genético.

En el caso de Amanda (también conocida como Joan) North se cita diciendo:

Sentí que había una razón por la que estaba allí. Sentí la compulsión de acercarme a ti.

Amanda North tiene 50 años y dos hijos; más allá de sus años de procreación y crianza (desde el punto de vista de la supervivencia).

Erika Brannock (la mujer que rescató Amanda North) es una mujer de 29 años. Un miembro de la especie en la flor de su edad fértil, por lo tanto, más capaz de contribuir a la supervivencia continua de nuestra especie. Una observación adicional, no relacionada, es que ella también es maestra de preescolar, lo que demuestra las probabilidades, más probables, de que es un miembro de la especie en el papel de criar a la próxima generación.

Una nota sobre el estado mental de una persona en tal crisis, es el modo de supervivencia en su forma más primitiva. La respuesta de lucha y huida del cuerpo, es controlada por el sistema nervioso simpático. Esto optimiza la autoconservación del individuo y la protección de los demás.

La reacción del cuerpo a la lucha y la huida:

  • aumento de la frecuencia cardíaca y la presión arterial

  • las pupilas se dilatan para absorber la mayor cantidad de luz posible

  • aumenta el nivel de glucosa en sangre

  • los músculos se tensan, energizados por la adrenalina y la glucosa (responsables de la piel de gallina: cuando los músculos diminutos adheridos a cada cabello en la superficie de la piel se tensan, los pelos se fuerzan hacia arriba, tirando de la piel con
    ellos)

  • el músculo liso se relaja para permitir que entre más oxígeno a los pulmones los sistemas no esenciales (como la digestión y el sistema inmunológico) se apagan para
    permitir más energía para las funciones de emergencia

  • problemas para concentrarse en tareas pequeñas (el cerebro está dirigido a enfocarse solo en el panorama general para determinar de dónde proviene la amenaza)

¿Por qué la gente arriesga su vida para ayudar a otros durante emergencias como el atentado del maratón de Boston?

nota: si lo desea, puedo investigar estudios que muestren la demografía de posibles héroes, lo cual está un poco fuera del alcance de esta pregunta.


Música en la mente

No hay nada más unificador, pero también diversificador, que la música. Esta yuxtaposición es parte de lo que hace que la música sea un interés fundamental para todos, incluidos los investigadores. La música es unificadora en la forma en que todos comparten algún tipo de experiencia con ella, casi todos los humanos pueden identificar un recuerdo que se activa con una determinada canción. Quizás un olor desencadena el recuerdo de una canción, o un lugar determinado te trae el recuerdo de la primera vez que escuchaste una melodía. Si bien todos compartimos algún aspecto de una experiencia musical, estas experiencias varían mucho. Para algunos, es crear música por sí mismos lo que abarca su experiencia musical. Para otros, incluido yo mismo, simplemente escuchar música es la experiencia más destacada, ya que no tengo absolutamente ninguna capacidad para crearla yo mismo. Independientemente de la experiencia musical, quizás donde la música es más unificadora es dentro de nuestro cerebro, donde la música se procesa de manera similar para la mayoría de los miembros de la población.

Musica en el cerebro

La música provoca una variedad de consecuencias en el cerebro, sin embargo, ninguna puede ser más frecuente que el efecto gratificante de "sentirse bien". ¿De donde viene esto? La música, como muchas cosas, puede desencadenar la vía de recompensa del cerebro que conduce a una descarga de dopamina que lo mantiene abriendo su Spotify para escuchar la siguiente canción. Su cerebro incluso comienza a anticipar esta recompensa, sin embargo, la reacción del cerebro a este evento anticipatorio sigue sin estar clara. Además, se ha demostrado que la música alivia el estrés en el cerebro al activar el eje hipotalámico pituitario, que tiene un efecto calmante para el individuo al modular otras áreas del cerebro asociadas con un mayor estrés y excitación. A la luz de estos hallazgos, el potencial de la musicoterapia como una técnica futura probada empíricamente se convierte en una posibilidad científica. En un mundo donde las opciones farmacológicas para los trastornos relacionados con el estrés son el tratamiento más común, la musicoterapia abre la oportunidad de una opción complementaria con relativamente ningún efecto secundario.

Tu canción favorita

Si bien los efectos generales de la música son fascinantes, ¿qué sucede cuando experimentas la música de manera mucho más personal, como tu canción favorita? Si eres como yo, cuando escucho mi canción favorita va acompañada de recuerdos, una clara alegría con el ritmo y el compás, así como una miríada de recuerdos que inundan mi conciencia y me permiten sumergirme en la canción. Resulta que existe evidencia neuronal que respalda esta experiencia. Cuando escuchas tu canción favorita, tu corteza prefrontal (sentido del yo), hipocampo (memoria) y corteza parietal lateral (área de asociación) se activan y se unen. La investigación sugiere que el sentimiento omnipresente de su canción favorita está representado en este circuito. Mientras escucha música que no prefiere, solo se ilumina el área de asociación del cerebro, que es simplemente responsable de su percepción del ritmo y el sonido. Este fascinante fenómeno proporciona evidencia de que su percepción personal de la música está correlacionada con su cerebro que se enciende en conjunto y brinda una experiencia inmersiva que inunda el centro de recompensa del oyente.

Tanto si eres músico como si simplemente eres un amante de la música, la música suele ser una parte integral de nuestras vidas. Resulta que también es un proceso exclusivo en nuestro cerebro que incluso puede aprovecharse para obtener beneficios terapéuticos. Así que la próxima vez que escuches tu canción favorita, cierra los ojos, relájate y deja que tu cerebro se haga cargo.


Enlaces relacionados

Referencias: Riesgo de esquizofrenia por variación compleja del componente del complemento 4. Sekar A, Bialas AR, de Rivera H, Davis A, Hammond TR, Kamitaki N, Tooley K, Presumey J, Baum M, Van Doren V, Genovese G, Rose SA, Handsaker RE Grupo de Trabajo de Esquizofrenia del Consorcio de Genómica Psiquiátrica, Daly MJ, Carroll MC, Stevens B, McCarroll SA. Naturaleza. 27 de enero de 2016. doi: 10.1038 / nature16549. [Publicación electrónica antes de la impresión]. PMID: 26814963.

Fondos: El Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH) de los NIH, el Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano (NHGRI), el Instituto Nacional de Ciencias Médicas Generales (NIGMS) y el Centro Stanley de Investigación Psiquiátrica.


¿Qué es el altruismo?

El altruismo es la preocupación desinteresada por otras personas: hacer las cosas simplemente por el deseo de ayudar, no porque te sientas obligado a hacerlo por deber, lealtad o razones religiosas. Implica actuar con preocupación por el bienestar de otras personas.

En algunos casos, estos actos de altruismo llevan a las personas a comprometerse a sí mismas para ayudar a los demás. Estos comportamientos a menudo se realizan de forma desinteresada y sin expectativas de recompensa. Otros casos, conocidos como altruismo recíproco, implican tomar acciones para ayudar a otros con la expectativa de que ofrecerán ayuda a cambio.


Editorial: La psicología del suicidio: de la comprensión de la investigación a la intervención y el tratamiento

No hace falta decir que el suicidio es un problema de salud importante y una de las principales causas de muerte en todo el mundo (1, 2). Informes recientes informan que alrededor de un millón de personas mueren por suicidio anualmente, lo que representa una tasa anual de suicidios estandarizada por edad de 11,4 por 100.000 habitantes (15,0 para los hombres y 8,0 para las mujeres). Considerando una perspectiva de tiempo desde 2000 hasta 2016, la tasa de suicidio ajustada por edad ha crecido en un 30% (1).

Estas tasas son solo la punta de un iceberg. Por cada suicidio, hay muchos más que intentan suicidarse cada año. Una estimación cautelosa sugiere que más de 20 millones de personas se involucran en conductas suicidas anualmente. Además, se estima que en el futuro, se espera que aumenten las tasas de suicidio, dada la declaración de la OMS & # x02019s de que las tasas de suicidio superarán la marca del millón en los próximos 15 & # x000a0 años (2).

Detrás de cada suicidio e intento hay una lucha a largo plazo de estas personas, así como experiencias de trauma y angustia entre sus familiares y amigos. Juntos, es evidente que la prevención del suicidio constituye una prioridad mundial. Como médicos e investigadores, debemos hacer todo lo posible para mejorar la prevención del suicidio con el fin de mejorar nuestra identificación, intervención y, posteriormente, la prevención del suicidio y la conducta suicida. En primer lugar, nuestra misión es mejorar nuestro conocimiento de los mecanismos, factores y facilitadores del suicidio desde perspectivas interdisciplinarias.

El suicidio es un fenómeno muy complejo y multifacético, con muchas variables contribuyentes y facilitadoras. Puede estar determinado por la interacción entre varios factores, como la neurobiología, los antecedentes personales y familiares, los eventos estresantes y el entorno sociocultural (3). Dado que es uno de los comportamientos humanos más graves, un enfoque distinto sería identificar los procesos psicológicos subyacentes que pueden conducir a la ideación y el comportamiento suicidas.

En el último siglo, hemos reconocido las contribuciones de los factores psicológicos (tanto individuales como sociales) al suicidio y al riesgo de suicidio. Se han propuesto varios modelos, y la mayoría enfatiza la interacción entre factores predisponentes y precipitantes (4, 5).

El factor clave que conduce al suicidio es un dolor mental insoportable (6). Varios estudios han enfatizado la importancia de la psique como el principal facilitador de la ideación y el comportamiento suicidas (7, 8). El suicidio puede verse como un comportamiento motivado por el deseo de escapar de un dolor psicológico insoportable (9, 10). Otros factores psicológicos como los rasgos de personalidad, las características emocionales y la desregulación también parecen jugar un papel, con una importancia emergente en el déficit de toma de decisiones entre las personas suicidas (11).

Los factores interpersonales también juegan un papel esencial en los suicidios. El trabajo seminal de Emile Durkheim & # x02019s (12) estableció las bases de nuestra comprensión de que el suicidio es también un comportamiento social que tiene algunas características culturales. La teoría interpersonal del suicidio de Joiner & # x02019 (13) destaca dos estructuras interpersonales principales, la carga percibida y la pertenencia frustrada, como características críticas que pueden llevar a la ideación suicida y, finalmente, al suicidio.

Aproximadamente el 45% de las personas que mueren por suicidio consultan a un médico de atención primaria dentro del primer mes de la muerte, sin declarar sus deseos e ideas suicidas (14). Este hallazgo destaca el hecho de que las dificultades de comunicación constituyen un foco importante de nuestra comprensión de la conducta suicida. En el proyecto israelí MSSA (Intentos de suicidio medicamente graves), Levi-Belz y sus colegas demostraron que una mala revelación de uno mismo, junto con varios factores relacionados, puede facilitar un comportamiento suicida más letal (15 & # x0201318).

Estos ejemplos de estudios son representativos de numerosos esfuerzos para profundizar nuestra comprensión de la psicología del fenómeno del suicidio. Para continuar con este curso de acción y pensamiento, dedicamos un número especial de Fronteras en psiquiatría al esfuerzo de explorar varios enfoques de la psicología de la conducta suicida. El propósito del número actual es arrojar luz sobre un conocimiento profundo y datos empíricos sobre modelos, teorías y dimensiones y variables específicas que pueden ayudarnos a aumentar la comprensión psicológica de los fenómenos suicidas, así como de las autolesiones no suicidas (NSSI ).

En este número se presentan cinco reseñas estimulantes. Gvion y Levi-Belz examinaron factores de riesgo específicos para intentos de suicidio graves (SSA). Los SSA son epidemiológicamente muy similares a los que murieron por suicidio y, por lo tanto, pueden servir como sustitutos válidos para estudiar los suicidios. Los autores concluyen que la interacción del dolor mental, los factores interpersonales y la toma de decisiones deficiente es crucial para la evaluación e investigación del riesgo de suicidio. Sz & # x000fccs y col. se centran en la personalidad y el comportamiento suicida en la vejez en su revisión sistemática. Su revisión de 31 artículos científicos enfatizó que la personalidad desadaptativa se manifiesta en formas más leves, subumbrales y más heterogéneas en el suicidio en la vejez frente al suicidio en la primera infancia. Además, la incapacidad para adaptarse a los cambios que ocurren en la vejez puede explicar la relación entre el suicidio en la vejez y una mayor conciencia. Los rasgos de personalidad obsesivos, compulsivos y evitativos se asociaron particularmente con el suicidio de ancianos.

Cipriano y col. llevó a cabo una revisión sistemática actualizada sobre NSSI, centrándose en criterios epidemiológicos, etiológicos y de diagnóstico. Se encontró que NSSI es más común entre adolescentes y adultos jóvenes. El trastorno límite de la personalidad y los trastornos alimentarios se informan como antecedentes comórbidos de NSSI. Las tasas de prevalencia son 7.5 & # x0201346.5% para adolescentes, 38.9% para estudiantes universitarios y 4 & # x0201323% para adultos. En un artículo de mini-revisión, Geraldo da Silva et al. agrupan las principales dificultades cognitivas entre los individuos que intentan suicidarse. Estos incluyen sesgo de atención, impulsividad y deficiencias en la resolución de problemas y la toma de decisiones. Sugieren que, además de la ansiedad y los síntomas depresivos, los déficits cognitivos en pacientes psiquiátricos comprenden importantes objetivos terapéuticos. Finalmente, en la revisión de Conti et al. & # X02019s, los autores revisan sistemáticamente las relaciones entre el trastorno por atracón (TPA) y la ideación suicida y los intentos de suicidio. Descubrieron que el BED se asocia significativamente con un marcado aumento en los comportamientos e ideas suicidas.

Tres artículos se centran en la identificación de factores de riesgo en la infancia. Schmidt y col. utilizaron modelos de ecuaciones estructurales para probar modelos basados ​​en la teoría en casos clínicos de alto riesgo (CHR) de psicosis. Los pacientes con CHR eran particularmente propensos al suicidio si la adversidad / trauma fue seguida por el desarrollo de depresión. Además, la adversidad / trauma condujo al suicidio a través de un mayor riesgo de psicosis según lo indicado por los síntomas cognitivos.

Bar-Zomer y Brunstein-Klomek examinaron las asociaciones entre el acoso entre hermanos, el apego a la madre y el padre, la depresión y la ideación suicida entre los estudiantes. El acoso entre hermanos se asoció con el acoso escolar, la depresión y la ideación suicida. Un apego seguro al padre de uno de ellos moderó la asociación entre el acoso entre hermanos y la depresión / ideación suicida.

En un tercer artículo, Falgares et al. evaluó el papel de la autocrítica y la dependencia como mediadores potenciales del vínculo entre diferentes tipos de maltrato infantil y suicidio entre estudiantes universitarios. La falta de atención y el abuso psicológico se asociaron significativamente con el riesgo de suicidio, y esta asociación fue parcialmente mediada por la dimensión de personalidad desadaptativa de la autocrítica.

Varios estudios examinaron los factores de riesgo del comportamiento suicida en poblaciones específicas. Stein y col. observaron un modelo secuencial en su estudio longitudinal entre ex prisioneros de guerra (ex prisioneros de guerra) en Israel. Descubrieron que los síntomas del TEPT facilitaban experimentar la soledad, y estos funcionaban en conjunto para implicar la ideación suicida, incluso años después de su cautiverio. Concluyen que tanto los síntomas del trastorno de estrés postraumático como la soledad son factores importantes en la ideación y el riesgo suicidas a largo plazo de los ex prisioneros de guerra & # x02019. M & # x000e9rida-L & # x000f3pez y col. examinó el papel de la inteligencia emocional (IE) como factor protector de la ideación y el comportamiento suicidas entre los estudiantes y la población en general. Descubrieron que la IE estaba relacionada con el riesgo de suicidio, con la angustia psicológica como mediadora. Llegaron a la conclusión de que el proceso subyacente por el cual la IE autoinformada puede actuar como un factor protector contra las ideas y los comportamientos suicidas es a través de la reducción de la angustia entre las personas con IE alta.

Balazs y col. examinó la calidad de vida (CdV) como un factor que puede servir como vínculo entre la psicopatología y el riesgo de suicidio entre una población clínica de adolescentes. La CdV medió significativamente las relaciones entre las dificultades emocionales y los problemas con los compañeros, ya que ambos se asociaron con una CdV más baja, que, a su vez, se relacionó con un mayor riesgo de suicidio. Hofstra y col. centrarse en las tendencias temporales del suicidio entre la población holandesa. Observaron 33,224 eventos de suicidio que ocurrieron entre 1995 y 2015. Los resultados indicaron que la incidencia de suicidios alcanzó su punto máximo en la primavera y en Navidad, lo que resalta la importancia de la accesibilidad a los servicios de salud durante estos momentos de alto riesgo.

Varios estudios sobre este tema sugirieron otros factores de riesgo importantes. Tavakoli y col. examinó la asociación entre el control de la atención y la conducta suicida entre una cohorte de adolescentes hospitalizados que presentaban una conducta suicida aguda en comparación con controles sanos. Se utilizó un paradigma óptimo auditivo presentado de forma pasiva. El grado de procesamiento de estos estímulos auditivos & # x0201cto-be-ignored & # x0201d se midió mediante el registro de potenciales relacionados con eventos (ERP), que se cree que reflejan procesos relacionados con la captación de atención.El estudio encontró un umbral relativamente bajo para la activación del cambio involuntario de atención entre los pacientes suicidas, un factor que puede influir en su capacidad de distracción. Thompson y Chen Ong investigaron la asociación de la conducta suicida con marcadores neurológicos y conductuales, midiendo el sesgo de atención y la inhibición en dos tareas de Stroop, así como la actividad registrada en áreas frontales por EEG (Electroencefalograma) durante cada tarea. Los participantes de alto riesgo mostraron tiempos de respuesta más lentos en el color Stroop (así como a la palabra & # x0201csuicide & # x0201d) y precisión reducida en ensayos incongruentes, pero tiempos de respuesta más rápidos en la tarea emocional Stroop (con actividad reducida en áreas frontales hacia la izquierda) . Los resultados confirmaron que los que intentan suicidarse tienen déficits en el control de la atención que pueden estar relacionados con condiciones particulares de asimetría frontal. En otro estudio importante, Hadlaczky et al. examinó la relación entre la aversión a las pérdidas y la conducta suicida entre los adolescentes reclutados en 30 escuelas en siete países europeos. La aversión a la pérdida predijo el intento de suicidio en análisis prospectivos transversales y de 4 meses después de controlar la depresión, la ansiedad, el estrés y el género. Curiosamente, la aversión a las pérdidas no predijo la ideación suicida en este grupo.

Varios artículos innovadores examinan el tema esencial de las intervenciones terapéuticas para pacientes suicidas, con un enfoque particular en la reducción de las tasas de suicidio. Primero, Iyengar et al. realizó una revisión sistemática de ensayos controlados aleatorios, que informaron que las intervenciones terapéuticas eran efectivas para reducir las autolesiones, incluidos los intentos de suicidio (AS). También se informó una reducción de la ideación suicida y los síntomas depresivos después de las intervenciones terapéuticas. Si bien la mayoría de los estudios no pudieron determinar la eficacia de las intervenciones terapéuticas tanto para los resultados primarios como secundarios, los procesos impulsados ​​individualmente y socialmente parecían mostrar la mayor posibilidad de reducir los intentos de suicidio.

Otra contribución a la prevención es la de Pickering et al., Quienes estudiaron un programa de intervención en el que los estudiantes se sometieron a una capacitación de un año como líderes de pares, y 3.730 estudiantes de 9. ° y # x0221212 ° grado completaron encuestas de referencia para evaluar amistades y adultos en la escuela, así como registrar pensamientos suicidas y comportamientos. En general, capacitar a más líderes pares aumentó la exposición de toda la escuela para todas las modalidades. La exposición fue mayor para los estudiantes más cercanos a sus compañeros líderes en la red de amistad y para los estudiantes que nombraron a adultos más confiables. De manera relacionada, Barzilay et al. validó el Formulario de suicidio del cuestionario de respuesta del terapeuta (TRQ-SF) en un entorno clínico ambulatorio general en una cohorte de pacientes ambulatorios psiquiátricos adultos y sus terapeutas. TRQ-SF se correlacionó positivamente con las evaluaciones simultáneas y predictivas de los resultados suicidas de los pacientes, la gravedad de la depresión y el juicio de los médicos sobre el riesgo de suicidio del paciente. Sin embargo, el TRQ-SF no fue predictivo de la gravedad de los síntomas globales, lo que indica respuestas específicamente relacionadas con el suicidio. En un trabajo fundamental, Brodsky, et al. presentar el modelo de evaluación, intervención y seguimiento para la prevención del suicidio como una guía para la implementación del modelo Cero Suicidio, un marco para coordinar un enfoque multinivel para la aplicación de prácticas basadas en la evidencia en entornos clínicos. El documento describe 10 pasos básicos para el manejo clínico e ilustra cómo implementarlos a través de una viñeta clínica. Finalmente, Sakashita y Oyama presentan una integración de los componentes psicoconductuales asociados con el suicidio, las pautas existentes para identificar puntos críticos de intervención y el marco de estrategias preventivas en un modelo teórico para el suicidio de ancianos.

Dos artículos más examinan diferentes cuestiones relacionadas con el suicidio. Moreno-K & # x000fcstner et al. se centran en los factores demográficos en su análisis de las características de 181.824 llamadas realizadas al Servicio de Urgencias Prehospitalarias M & # x000e1laga por conducta suicida. Del total de llamadas (norte = 181.824), 1.728 (0,9%) se realizaron por conducta suicida. La edad media fue de 43,21 (& # x000b1 18) años y el 57,4% eran mujeres. El estudio de Zhao y Shai & # x02019 revela que las actitudes de los estudiantes hacia el comportamiento suicida y la actitud hacia los supervivientes de pérdidas por suicidio jugaron como mediadores entre la autoeficacia en el manejo de la felicidad y las autoevaluaciones entre los estudiantes universitarios. Así, para esta población, las actitudes hacia el suicidio pueden entenderse como uno de los factores que configuran la autoevaluación y la satisfacción con la vida.

En conclusión, en este número especial, buscamos avanzar en el conocimiento sobre el suicidio mediante la identificación de características psicológicas particulares que pueden facilitar la prevención, los métodos de intervención y los programas específicos. Mejorar nuestra comprensión de estos temas puede ayudar a los médicos e investigadores a establecer estrategias y métodos de prevención específicos que, en última instancia, ayudarán a disminuir las tasas de suicidio en todo el mundo, así como a encontrar un remedio psicológico para todos aquellos que luchan con la ideación y el comportamiento suicidas.


4. La compasión construye conexiones sociales más fuertes.

El voluntariado brinda nuevas oportunidades para la interacción social, que se ha descubierto que brinda una amplia gama de beneficios para la salud física y mental.

Trabajar juntos para servir a los demás fortalece las relaciones, lo que le permite formar conexiones más profundas que pueden proporcionar el apoyo emocional muy necesario durante los momentos difíciles. Esto, a su vez, combate el aislamiento social y la soledad, que pueden causar graves daños a su salud mental y emocional.


¿Cuáles son los mecanismos neurológicos detrás de arriesgar la propia vida por otra? - psicología

Si bien todavía existe cierto escepticismo sobre la eficacia de la desensibilización y reprocesamiento del movimiento ocular (EMDR) dentro de la psicología (por ejemplo, Lilienfield y Arkowitz 2008), está claro que este enfoque terapéutico ha cumplido con creces los requisitos de una terapia basada en la evidencia. La mayoría de las asociaciones psicológicas y psiquiátricas de todo el mundo respaldan a EMDR como un enfoque basado en la evidencia para el tratamiento del trauma psicológico y el trastorno de estrés postraumático. Este estado fue reconocido recientemente por la Organización Mundial de la Salud, que recomendó esta terapia como una opción de tratamiento de primera línea para el trauma psicológico basándose en la evidencia acumulada que atestigua su eficacia. A pesar de los avances en neurociencia que la investigación de la resonancia magnética funcional ha proporcionado en la última década más o menos, se sabe poco de los mecanismos neurológicos de cambio asociados con cualquier enfoque psicoterapéutico. EMDR no es diferente, en el sentido de que los mecanismos precisos del cambio solo se pueden especular. El neurocientífico de Harvard Robert Stickgold (2002) proporciona un ejemplo completo de estas especulaciones. (Sugiere que EMDR logra sus resultados replicando el proceso de consolidación natural basado en los sueños a través de los movimientos oculares que son comunes tanto al sueño REM como al EMDR). Sin embargo, actualmente hay pocos comentarios disponibles sobre EMDR en relación con hallazgos recientes sobre la consolidación de la memoria.

En una entrevista reciente de Shrink Rap Radio, el neurocientífico y psicólogo Dr. Jaak Panksepp (2012) propuso un mecanismo neurológico potencial que podría explicar los resultados a menudo notables de EMDR. Al mismo tiempo, cualquier comprensión de EMDR deberá incorporar lo que se ha revelado recientemente sobre el proceso de reconsolidación neurológica, ya que este fenómeno parece ser central para encuentros psicoterapéuticos y lsquotransformativos como EMDR (Ecker, Ticic, Hulley 2012). Este artículo ampliará las especulaciones superficiales de Panksepp & rsquos sobre una posible explicación neurológica con respecto a EMDR, y ubicará esta posibilidad dentro del proceso más amplio de reconsolidación de la memoria.

Si bien el sistema límbico y la amígdala dentro de él son ciertamente áreas cerebrales muy importantes en lo que respecta a nuestra experiencia de las emociones, la investigación neurocientífica deja en claro que nuestra emocionalidad no se limita solo a estas áreas. La investigación de Richard Davidson & amp; rsquos ha demostrado que el lóbulo frontal derecho del cerebro está muy involucrado en la emoción angustiada (Davidson & amp Begley 2012), y la evidencia proporcionada por Panksepp & amp Biven (2012) deja en claro que las áreas del tronco cerebral también son muy importantes. De hecho, Panksepp afirma que, gracias a la neuroanatomía, sabemos que el área más importante para las emociones no es la amígdala, como algunas personas han comercializado, sino que está en la parte media del cerebro, en el centro mismo del área del cerebro llamada gris periacueductal. porque en ese & rsquos obtenemos comportamientos emocionales con la menor cantidad de electricidad para la estimulación cerebral profunda. & rdquo (2012). Panksepp & amp Biven (2012) discuten el circuito del miedo neurológico, que incluye el gris periacueductal, además de la amígdala, así como los lóbulos frontales. El cerebro medio es parte del tronco encefálico (la región donde el cerebro se conecta con la médula espinal), junto con la protuberancia vecina y el bulbo raquídeo.

El tronco encefálico está involucrado en varias funciones importantes del cuerpo, que incluyen:

  1. Vigilancia
  2. Excitación
  3. Respiración
  4. Presión arterial
  5. Digestión
  6. Ritmo cardiaco
  7. Otras funciones autónomas
  8. Transmisión de información entre los nervios periféricos y la médula espinal a las partes superiores del cerebro.

Entre estas funciones, la exploración del entorno en busca de peligros potenciales es un trabajo importante del tronco encefálico. Esto se hace en gran parte de manera inconsciente y estará activo, por ejemplo, cuando una persona camina por el campo donde hay peligros como las serpientes. El tronco del encéfalo gobierna el escaneo constante del suelo por delante, altamente sensible a los objetos potencialmente peligrosos que se mueven. Esta poderosa función del tronco encefálico se puede ver incluso cuando una persona está "muerta cerebralmente" (todas las partes del cerebro que no sean el tronco encefálico, que mantiene el corazón latiendo y la respiración, ya no funcionan). Una persona así no tiene conciencia en absoluto, y si sus ojos permanecen abiertos, mirará fijamente al frente. Sin embargo, si una persona entra a la habitación del hospital por una puerta lateral, los ojos del paciente con muerte cerebral y los ojos del paciente se moverán y seguirán a la persona a través de la habitación y no estarán conscientes (Carter 2010). El tronco encefálico aún puede realizar esta función de exploración en busca de peligro aunque el resto del cerebro esté esencialmente "muerto".

La función de exploración en busca de peligro del tronco encefálico se ve en la respuesta de orientación, mediante la cual el cerebro percibe estímulos en el campo sensorial, ya sea visual, auditivo o táctil. Si es una cosa larga y resbaladiza que se mueve en el suelo, o un objeto peludo de ocho patas en la visión periférica, nuestro cerebro responde con una respuesta de orientación, por lo que prestamos atención a los estímulos que pueden resultar peligrosos, nuestros ojos se moverán hacia para que nos orientemos al riesgo potencial. Cuando se detecta un riesgo, puede ocurrir la respuesta familiar de huida / lucha / congelación, en cuyo caso estamos preparados fisiológicamente para tomar una acción evasiva o defensiva (o abrumados en un estado de colapso, como un desmayo). Como tal, el tronco encefálico trabaja en conjunto con el sistema límbico para responder al peligro. Y los lóbulos frontales también juegan un papel en la atenuación de la respuesta de alarma a la luz de nueva información: el fuerte estruendo que escucha mientras espera en el banco, es un niño explotando una bolsa de papel en lugar de una pistola disparando. Después de la respuesta de alarma inicial, los lóbulos frontales amortiguarán la respuesta con información sobre la fuente del estallido.

Implicando el uso sistemático de estímulos visuales, auditivos o táctiles que se presentan al cliente de una manera izquierda-derecha-izquierda, etc., EMDR involucra claramente el tronco encefálico a través de la respuesta de orientación. Esta respuesta se activa constantemente a medida que la mano del terapeuta y el rsquos se mueven hacia adelante y hacia atrás a través del campo visual (o se envía un sonido a los oídos en un patrón alterno, o se dan golpecitos a la rodilla izquierda y luego a la derecha en el mismo patrón alterno, todas las formas). de estimulación bilateral).

Si miramos más a fondo lo que sucede en el tronco del encéfalo y, en particular, en el cerebro medio, vemos que las funciones de esta área incluyen los movimientos oculares, las respuestas a la vista, el oído, la atención y los movimientos corporales. Dentro del cerebro medio, un módulo llamado tectum controla las respuestas auditivas y visuales. El tectum consta de los colículos superiores (receptores visuales) y los colículos inferiores (receptores auditivos). El tectum es una estructura de múltiples capas, con las capas superficiales relacionadas con los sentidos, recibiendo información de los ojos y otros sistemas sensoriales. Las capas más profundas están relacionadas con el motor, capaces de activar los movimientos oculares, entre otras respuestas.

La información visual de la retina, o "comando" de la corteza cerebral, crea un "golpe" de actividad en el mapa tectal, que, si es lo suficientemente fuerte, induce movimientos sacádicos del ojo. Las capas superficiales reciben información principalmente de la retina, áreas de la corteza cerebral relacionadas con la visión y otras dos estructuras cerebrales relacionadas con el tectal.

En la base del cerebro medio hay otro módulo del tronco encefálico llamado tegmento. Esta área del cerebro incluye cuatro estructuras: - el acueducto cerebral, el gris periacueductal (PAG), la formación reticular, la sustancia negra y el núcleo rojo. Juntos, están involucrados en el control de las funciones motoras, regulando la conciencia y la atención, y regulando algunas funciones autónomas como las respuestas de la frecuencia cardíaca. Estas estructuras también transmiten mensajes nerviosos hasta la corteza cerebral y participan en la regulación del estado de ánimo y el sueño.

El PAG es muy relevante tanto para las emociones como para la experiencia del dolor, incluida la atenuación del dolor. De hecho, Panksepp (2012) afirma que el PAG es la fuente más poderosa de emocionalidad en el cerebro, ya que es donde se pueden activar las emociones con el menor grado de estímulos. Ciertas formas de estimulación del PAG pueden resultar en una postura relajada e inmóvil conocida como quiescencia, y pueden reducir el comportamiento defensivo innato asociado con una percepción de peligro. Parece que a través de su estrecha conexión con las funciones de detección de movimiento del tectum, los movimientos oculares (como se ve en EMDR, u otras formas de estimulación bilateral) pueden inhibir las funciones generadoras de angustia y la excitación autónoma generada por el PAG.

Con las diversas formas de estimulación bilateral, parece que al tectum se le está dando un trabajo para procesar la estimulación que se está registrando (por ejemplo, la mano del terapeuta y del rsquos cruzan el campo visual de izquierda a derecha, etc.), creando un proceso continuo. serie de respuestas orientadoras. Este estímulo es capaz de inducir un estado más relajado en el PAG inhibiendo su excitación, como se ve en la inactividad.

¿Cuál es la relevancia de un PAG inhibido para el procesamiento psicológico de la emoción angustiada relacionada con el trauma y el trastorno de estrés postraumático? Las personas psicológicamente traumatizadas son muy capaces de alcanzar un nivel tan alto de excitación afectiva y autónoma cuando están en contacto con el evento angustioso que la respuesta de lucha / huida / congelación se ve regularmente cuando relatan su experiencia. Cuando esto ocurre en un grado significativo, es justo decir que la persona está siendo re-traumatizada al entrar en contacto con los elementos vividos de la experiencia del evento traumático. Las víctimas son generalmente muy capaces de contar detalles vívidos de la situación y es probable que experimenten poderosamente los componentes afectivos, cognitivos y fisiológicos de la memoria. En tales ocasiones, es posible muy poco procesamiento adaptativo de la angustia, ya que es simplemente una repetición evocadora del trauma inicial. Esto simplemente afianza aún más el estado afectivo angustiado, así como los circuitos neuronales subyacentes.

La creadora de EMDR, la Dra.Francine Shapiro (2001) propone un modelo de procesamiento adaptativo de la información para explicar por qué los recuerdos traumáticos pueden retener su carácter emocional y el abandono, así como por qué EMDR generalmente resulta en menos angustia. Shapiro sugiere que los componentes afectivos, cognitivos y fisiológicos de un recuerdo traumático se han almacenado de manera defectuosa, debido al impacto emocional del evento estresante. Se presume que el procesamiento natural de la experiencia psicológica siempre se dirige hacia una mayor adaptación, a menos que sea interrumpido por una experiencia traumática. Una consecuencia de este almacenamiento defectuoso es que la memoria no se somete al procesamiento de información adaptativo normal que se observa en las experiencias no traumáticas. Con este último, los componentes afectivos, cognitivos y fisiológicos del "paquete" de la memoria suelen perder fuerza de manera adaptativa con el tiempo. Se presume que esto no ocurre con las experiencias traumáticas, como lo demuestra el alto nivel de excitación afectiva y autonómica que experimentan las personas traumatizadas cuando relatan su experiencia.

Stickgold (2002) sugiere que gran parte del procesamiento adaptativo de la información se produce a través del proceso de consolidación de la memoria basado en REM. Se observa que las personas que padecen TEPT tienen niveles más altos de hormonas del estrés como la adrenalina y la norerenalina en el suministro de sangre, tanto mientras están despiertos como mientras duermen (Carter 2010). La excitación autónoma de la reacción al estrés generalmente se amortigua mientras soñamos a través de la supresión nocturna de estas hormonas del estrés. Sin embargo, este no es el caso mientras sueñan los enfermos de TEPT. Como tales, permanecen vulnerables a altos niveles de excitación autónoma mientras duermen, lo que significa que es más probable que se despierten en medio de un sueño perturbador ya que las hormonas del estrés no están reguladas ni suprimidas. La consecuencia de esto es que es menos probable que las experiencias perturbadoras se consoliden adecuadamente durante el sueño REM, y los elementos del paquete de memoria angustiante pueden permanecer sin procesar o procesarse de manera desadaptativa. Esto podría explicar el recuerdo vívido y la mayor emocionalidad que generalmente acompaña a los recuerdos traumáticos de los pacientes con TEPT que permanecen en un estado de excitación autónoma.

¿Qué pasaría con el procesamiento adaptativo de este paquete de memoria si se inhibieran los centros de angustia emocional del cerebro, como el PAG? En lugar de entrar en un estado de lucha / huida / congelación como la experiencia normal predeterminada, la mente / cerebro podría estar "preparada" para procesar la experiencia de una manera diferente, quizás más adaptativa. Sin la inhibición de la PAG, es común que la víctima del trauma salga de la ventana afectiva de tolerancia y rsquo. Con el PAG inhibido por la estimulación bilateral proporcionada en EMDR, el cerebro se vuelve capaz de permanecer dentro de la ventana afectiva de tolerancia, y otros procesos neurológicos se vuelven posibles - puede ocurrir el procesamiento adaptativo de la información.

Esto es experimentado por el cliente EMDR como capaz de & lsquoconectar & rsquo con la memoria difícil, sin caer en un alto nivel de angustia y excitación autónoma. Su experiencia del proceso, en lugar de ser una conciencia de su inhibición de PAG, es que se les requiere que se pongan en contacto con la memoria angustiosa (una experiencia enfocada internamente) mientras que al mismo tiempo están en contacto con un estímulo ambiental en la forma de estimulación bilateral (una experiencia externa).Como tal, están creando un foco dual de atención, lo que evita su inmersión completa en la memoria traumática (como suele ocurrir en los pacientes con TEPT). Mantener el enfoque dual de atención previene la re-traumatización y permite que la mente / cerebro interactúe con el material angustiante sin ser "secuestrado" por él.

Cualquier intento de explicar EMDR desde una perspectiva de neurociencia debe ahora tener en cuenta el papel que juega la reconsolidación de la memoria. La consolidación de la memoria es el proceso que lleva a cabo el cerebro para convertir los recuerdos a corto plazo en recuerdos a largo plazo. Carter (2010) afirma que el proceso de consolidación de la memoria inicial puede tardar hasta tres años. Esto explica el proceso gradual de un recuerdo que entra y sale de nuestra conciencia y, con el tiempo, pierde parte de su carga emocional. Cuando la experiencia es muy estresante emocionalmente (el tipo que normalmente se denomina traumático), este proceso de consolidación puede ocurrir muy rápidamente (Panksepp & amp Biven 2012). El cerebro está especialmente orientado a recordar eventos e información que son esenciales para la supervivencia, de modo que es probable que los detalles de una situación peligrosa o traumática se consoliden bien de manera rápida. Los componentes experienciales relacionados con un evento traumático o peligroso son piezas importantes de información a las que el cerebro se aferrará para aumentar las posibilidades de sobrevivir a experiencias similares en el futuro. Como tal, los recuerdos traumáticos se pueden almacenar con gran detalle con la carga emocional completa, como se ve con el trastorno de estrés postraumático.

A diferencia de las experiencias traumáticas, el proceso de consolidación más gradual con eventos no traumáticos ocurre con el tiempo e implica que nuestra mente / cerebro revise las experiencias para determinar qué hacer con la memoria de trabajo a más corto plazo. ¿Es necesario descartar el contenido por no ser importante, no satisfacer nuestras necesidades emocionales, etc., o almacenarse como información importante? La comparación obvia con el proceso de "desfragmentación" de las computadoras se utiliza a menudo para describir este aspecto de la consolidación.

La suposición en neurociencia (hasta alrededor de 2004) era que tales recuerdos emocionales, particularmente de eventos angustiantes, son indelebles, es decir, que no pueden borrarse. La evidencia de la investigación, a partir de estudios tanto con animales como con humanos, ahora deja en claro que estas respuestas emocionales poderosamente aprendidas se pueden borrar, a través de procesos que se conocen como reconsolidación (Ecker et al 2012). Lo que se está borrando no es la memoria autobiográfica, en el sentido de que las personas aún recuerdan lo que han experimentado cuando el componente emocional de la memoria ha sido el objetivo del cambio. Sin embargo, cuando se ha producido la reconsolidación, se ha borrado la carga emocional del recuerdo perturbador.

Los neurocientíficos han establecido las condiciones necesarias para que se produzca la reconsolidación; estas pueden ser, y a menudo se replican, en tipos particulares de psicoterapia. Ecker et al (2012) afirman que las psicoterapias se pueden dividir aproximadamente entre aquellas que son contrarias y transformadoras. Las terapias contraactivas intentan controlar y contrarrestar los síntomas con una variedad de estrategias. Estos dependen del neocórtex que intenta controlar los centros emocionales inferiores del cerebro, como el sistema límbico y el PAG del mesencéfalo. El ejemplo clásico de terapias contrarias es la TCC, pero hay muchos otros, como la atención plena y enfoques relacionados como la Terapia de Aceptación y Compromiso, etc. Excitación PAG (es decir, angustia emocional) contenida. Dichos enfoques pueden proporcionar a la persona un nuevo aprendizaje emocional, que luego compite con la vía neurológica existente de la angustia establecida. No hay garantía de que el nuevo aprendizaje emocional tenga éxito en dominar el aprendizaje traumático, y este último a menudo puede desencadenarse fácilmente por señales ambientales o cognitivas.

Las psicoterapias transformativas, por otro lado, funcionan a la inversa, es decir. creando cambios en los centros emocionales más profundos del cerebro, que luego fluyen hacia los centros del pensamiento superior. Es probable que siempre haya habido procesos psicoterapéuticos que aprovecharon esta capacidad de reconsolidación, mucho antes de que los neurocientíficos conocieran el término o el proceso. De hecho, las psicoterapias más efectivas han logrado poner en marcha procesos de reconsolidación sin tener conciencia de que esto es lo que sucede. Y algunas terapias claramente distintas de la reconsolidación también han logrado ocasionalmente este resultado por accidente. Ejemplos de terapias transformadoras dadas por Ecker et al (2012) son su propio enfoque, Terapia de coherencia, así como EMDR, Terapia Gestalt, Hakomi y otras terapias corporales PNL, Terapia centrada en las emociones, Terapia dinámica experiencial acelerada, Neurobiología interpersonal, Focusing, trabajo infantil, imaginación activa de Jung, imaginería guiada y técnicas de libertad emocional (no es una lista exhaustiva). Es evidente que la reconsolidación también puede ocurrir espontáneamente en un contexto sin terapia cuando se dan las condiciones adecuadas. Los relatos de personas que experimentaron un cambio repentino y poderoso de un estado de angustia a un estado de no angustia son ejemplos de este fenómeno. La característica común de las experiencias de reconsolidación, logradas a través de terapias transformadoras o contrarias, o mediante experiencias espontáneas sin terapia, es que una vez que se ha producido el cambio, no hay más necesidad de trabajar contra la angustia. Simplemente deja de existir.

Los enfoques psicoterapéuticos transformadores son los más propensos a lograr este resultado. Cuando han sido efectivos, no hay necesidad de contrarrestar las emociones o el material angustioso, ya que esto se ha borrado a través de cambios en las vías neuronales a nivel sináptico (Ecker et al 2012). Las vías neuronales asociadas con el antiguo aprendizaje emocional, por ejemplo. miedo a los golpes fuertes, se han alterado en términos de sinapsis que se desconectan de la vía establecida del miedo. La experiencia afectiva del miedo ha sido transformada por un proceso de reconsolidación de modo que simplemente no hay más angustia allí que necesita ser controlada o manejada, pensada o ignorada. Esto suena fantástico, pero Ecker et al (2012) han detallado cómo las psicoterapias transformadoras en realidad replican las mismas condiciones de reconsolidación en la terapia que los neurocientíficos han dilucidado en el laboratorio. Cuando ocurre esta reconsolidación, la angustia emocional aparentemente intratable de experiencias pasadas deja de existir. La vía neuronal en sí se ha alterado, en lugar de competir con una nueva vía. La gente todavía tiene el episodio en su memoria biográfica, pero ya no provoca angustia. Este tipo de resultado se observa regularmente con el uso de EMDR. Un recuerdo que 30 minutos antes podría causar un ataque de pánico, después de un EMDR efectivo, se experimenta como un simple episodio más en la vida de uno mismo, sin la excitación autónoma o las visiones negativas del yo.

Las condiciones necesarias para tal reconsolidación transformadora de la memoria, tanto en el laboratorio como en la terapia, implican, en primer lugar, la reactivación de las emociones angustiantes asociadas a la memoria objetivo. En un contexto terapéutico, esto implica que la víctima del trauma se ponga en contacto con la experiencia de una manera vívida y evocadora emocionalmente. Ecker et al (2012) describen cómo los eventos traumáticos resultan en "aprendizajes emocionales" o esquemas cognitivos que implican nociones de causalidad y responsabilidad, expectativas de eventos futuros, así como sensaciones fisiológicas asociadas. A modo de ejemplo, un niño que sufre violencia por parte de sus padres puede "aprender" de la situación que no se puede salvar, que otras personas son impredecibles y que el mundo es esencialmente un lugar peligroso. Es probable que ponerse en contacto con este aprendizaje emocional desencadene la excitación autónoma, que es el primer paso en la reconsolidación.

Ecker et al (2012) han proporcionado un examen exhaustivo de un caso EMDR, analizado desde una perspectiva de reconsolidación. De su análisis se desprende claramente que las sesiones de EMDR operan de manera no lineal, y que los diferentes pasos involucrados en la reconsolidación se utilizan de un lado a otro a lo largo de la sesión. Con esa realidad en mente, la fase de estimulación bilateral del proceso EMDR es precedida por que el cliente se ponga en contacto con la experiencia de forma imaginaria. Como parte de la fase de preparación, se le hará al cliente una serie de preguntas diseñadas para reactivar vívidamente la experiencia afectiva. Específicamente, se les pide que creen una imagen visual del evento angustiante qué pensamientos o creencias negativas sobre sí mismos surgen cuando están en contacto con esa imagen (por ejemplo, temas de responsabilidad, fallas personales y / o falta de seguridad o control) qué emociones son desencadena cuando en contacto con la imagen y la cognición negativa la fuerza de estas emociones en una medida SUDS y donde sienten esta angustia en su cuerpo. Como tal, la persona entra en contacto con los componentes visuales, afectivos, cognitivos y fisiológicos del evento angustiante. Por lo general, esto implica una reactivación de la angustia asociada con el evento.

El segundo requisito del proceso de reconsolidación es la activación de una experiencia o información que refuta la experiencia fenomenológica del evento angustiante original a través de un & lsquomismatch & rsquo. La nueva percepción o experiencia debe diferir de la memoria objetivo en términos de su novedad sobresaliente o simple contradicción, ya que es la violación de las expectativas del aprendizaje previo lo que inicia el proceso de reconsolidación. Tal desajuste o violación de expectativas puede ser en términos de diferencias cualitativas, por lo que el resultado presunto no ocurre en absoluto o puede ser en términos de diferencias cuantitativas, por lo que el resultado es de una magnitud diferente a lo que se predice.

Durante la fase de estimulación bilateral, alrededor del cincuenta por ciento de los clientes de EMDR experimentarán un "surgimiento" espontáneo de material cognitivo / emotivo y / o imágenes mentales y cambios fisiológicos asociados, que son discordantes con la memoria objetivo original. Por ejemplo, la persona que fue objeto de violencia cuando era niño puede experimentar espontáneamente imágenes de sí misma como un adulto poderoso, ahora capaz de defenderse. La cognición, "se acabó y puedo defenderme ahora", puede estar presente en su conciencia. Otros clientes pueden experimentar el surgimiento espontáneo de imágenes que parecen no tener ninguna relación con el tema de la memoria objetivo. Por ejemplo, pueden experimentar imágenes (y cogniciones, sentimientos y sensaciones corporales asociadas) de estar en una hermosa playa disfrutando del sol. O puede surgir una imagen de su árbol favorito para trepar cuando era niño, junto con los sentimientos positivos asociados de estar a salvo. Ecker et al (2012 p.145) afirman, "Fenomenológicamente, es como si el ser interior del individuo y rsquos poseyera un almacén oculto de conocimiento intuitivo que ha sido aprovechado con precisión para obtener una unidad de iluminación necesaria". Cualquiera que sea su fuente real, el conocimiento contradictorio recién emergente tenía la especificidad y la realidad convincente necesarias para refutar y disolver con éxito el constructo objetivo y rdquo.

Otra observación común es que con la estimulación bilateral continua, los clientes a menudo experimentarán una reducción relativamente repentina o más gradual de la tensión emocional y física asociada con el recuerdo problemático. Como se indicó anteriormente, en el proceso EMDR, tras la reactivación de la memoria objetivo, las acciones generadoras de alarma del PAG se inhiben con la aplicación de estimulación bilateral. Estar en un estado más relajado sin dejar de estar en contacto con el recuerdo traumático es una experiencia que también desautoriza la experiencia normal de excitación autónoma asociada con el recuerdo: se experimenta una violación de las expectativas. Estas experiencias alternativas, posiblemente como resultado de la inhibición del PAG, se experimentan como una realidad sentida diferente en ese momento. Todas estas posibles reacciones crean un desajuste emocional con la angustia que suele acompañar al incidente. Tales experiencias espontáneas se yuxtaponen a la angustia asociada con la memoria objetivo y se puede ver que se ajustan a los requisitos necesarios de la reconsolidación de la memoria.

Donde tales experiencias no surgen espontáneamente, el terapeuta de EMDR puede guiar al cliente con una amplia gama de & lsquocognitive entretejidos & rsquo. Estos están diseñados para ayudar en el movimiento hacia el material psicológico que está en contradicción con la angustia reactivada, y puede tomar una variedad de formas, desde preguntas simples pero evocadoras hasta procesos de imágenes guiadas. Se le puede pedir al cliente abusado cuando era niño que se vea a sí mismo como un adulto que actualmente atiende las necesidades emocionales del niño que era muchos años antes. Por lo general, desarrollarán imágenes de sostener o abrazar al niño y hablarle en un tono tranquilizador, enfatizando su valía y falta de culpa por la mala situación. Como tal, la mayoría de las sesiones de EMDR resultarán en una experiencia fenomenológica que contrasta fuertemente con la memoria objetivo, ya sea que surja espontáneamente o sea iniciada por el terapeuta. Es esencial que estas experiencias no coincidentes se sientan, en lugar de simplemente pensar en ellas o discutirlas intelectualmente.

En el paso final del proceso de reconsolidación, se requieren nuevos aprendizajes para borrar los antiguos aprendizajes asociados con la memoria angustiosa. Estos nuevos aprendizajes pueden ser simplemente el nuevo material psicológico que surgió espontáneamente durante la estimulación bilateral o el que sugirió el terapeuta. Es durante las 5-6 horas siguientes a la experiencia de reconsolidación que las vías neurales objetivo son lábiles y el antiguo aprendizaje emocional puede borrarse. El proceso EMDR implica moverse repetidamente entre la memoria objetivo angustiosa inicial y la nueva experiencia incompatible (pasos 2 y 3 en el proceso de reconsolidación).

Ecker et al (2012) afirman que la celebración simultánea de dos experiencias emocionales mutuamente excluyentes en el mismo campo de conciencia resultará en la erradicación del afecto angustiado asociado con una de esas experiencias, en particular, las asociadas con la memoria objetivo. Cuando esto ha ocurrido, la reconsolidación ha sido & lsquolaunched & rsquo y es probable que la persona pierda la angustia emocional asociada con el evento traumático como resultado del nuevo aprendizaje emocional. La investigación en neurociencia indica que las sinapsis, que forman las vías neuronales que contienen las emociones angustiadas, se desconectan durante un período de hasta 5-6 horas después de la reconsolidación. Los nuevos aprendizajes son capaces de "desconectar" las conexiones neuronales de los viejos aprendizajes emocionales, revisando y reescribiendo estos caminos. Cuando tiene éxito, el cliente se queda solo con la memoria autobiográfica, menos el aguijón emocional que solía acompañarlo. Cuando los clientes han sufrido un trauma único en su edad adulta, es probable que se requieran muy pocas sesiones de estimulación bilateral para ayudarlos a superar las emociones angustiadas. Cuando el cliente ha sufrido traumas del desarrollo asociados con sucesos perturbadores repetidos durante su infancia, es probable que se necesiten muchas más sesiones bilaterales para superar muchos de los aspectos asociados de su trauma.

Obviamente, todas las partes del cerebro trabajan en conjunto con otras partes para crear una experiencia en particular. Esta discusión ha presentado el papel del PAG del tronco encefálico en la creación de los tipos de respuestas que generalmente se ven con EMDR. Nos ayuda a entender el impacto de la estimulación bilateral en la prevención de la cascada de excitación autónoma cuando se activan recuerdos e imágenes amenazantes, y cómo esto puede permitir que el resto del cerebro participe en el procesamiento y la resolución. de la angustia emocional asociada a través de la reconsolidación de la memoria. Mantener el PAG inhibido respondiendo a la estimulación bilateral parece permitir que ocurra esta resolución, en lugar de que la memoria simplemente desencadene la cascada autónoma normal hacia la angustia que, en cierto sentido, puede "secuestrar" el cerebro. Una mente / cerebro no secuestrada es capaz de hacer cosas notables con recuerdos angustiosos y viejas heridas, como se ve regularmente en psicoterapias transformadoras como EMDR y terapia de coherencia.

Carter, R. (2010) Mapeo de la mente. Orion House, Londres.

Davidson, R & amp Begley, S. (2012) La vida emocional de tu cerebro: cómo sus patrones únicos afectan la forma en que piensas, sientes y vives. Penguine Books, Nueva York.

Lilienfield, S., & amp Arkowitz, H (2008) EMDR: Un vistazo más de cerca. Científico americano . 3 de enero. Http://www.scientificamerican.com/article.cfm?id=emdr-taking-a-closer-look

Panksepp, J y Biven, L. (2012) La arqueología de la mente (2012)

Shapiro, F. (2001) Desensibilización y reprocesamiento del movimiento ocular: principios básicos, protocolos y procedimientos. Guilford Press, Nueva York.

Stickgold, R. (2002) & ldquoEMDR: A Putative Mechanism for Action & rdquo. Revista de Clínica


¿Cuáles son los tipos de espina bífida?

Hay cuatro tipos de espina bífida: oculta, defectos del tubo neural cerrado, meningocele y mielomeningocele. Los síntomas de la espina bífida varían de una persona a otra, según el tipo y el nivel de afectación.

  • Occulta es la forma más leve y común en la que uno o más huesos de la columna vertebral (llamados vértebras) están malformados. El nombre & ldquoocculta & rdquo que significa & ldquohidden & rdquo indica que una capa de piel cubre la abertura en los huesos de la columna. A menudo se detecta por accidente en una radiografía o una prueba similar. Esta forma de espina bífida rara vez causa discapacidades o síntomas.
  • Defectos cerrados del tubo neural son un grupo diverso de defectos en los que la columna puede tener malformaciones de la grasa, los huesos o las membranas (llamadas meninges) que recubren la médula espinal. Muchos de estos defectos del tubo neural requieren cirugía en la niñez. Las personas con este tipo de espina bífida pueden tener debilidad en las piernas y problemas para controlar los intestinos y la vejiga. Estos problemas pueden cambiar o progresar a medida que los niños crecen. Es importante tener un seguimiento cercano con los médicos para minimizar estos cambios tanto como sea posible.
  • Meningocele ocurre cuando un saco de líquido cefalorraquídeo atraviesa la columna vertebral. Este líquido normalmente se encuentra solo alrededor del cerebro y la columna, pero un problema con la cubierta ósea que cubre la columna permite que sobresalga en este caso. La malformación no contiene nervios y puede o no estar cubierta por una capa de piel. Las personas con meningocele pueden tener síntomas menores.
  • Mielomeningocele es la forma más grave de espina bífida. Una porción de la médula espinal o de los nervios está expuesta en un saco a través de una abertura en la columna que puede o no estar cubierta por las meninges. Los cirujanos pueden cerrar la abertura mientras el bebé está en el útero o poco después de que nazca. La mayoría de las personas con mielomeningocele tienen cambios en la estructura cerebral, debilidad de las piernas y disfunción de la vejiga y los intestinos.El mielomeningocele a menudo se denomina afección de los copos de nieve porque no hay dos personas con la afección que sean iguales. Por lo general, cuanto más baja en la columna vertebral se produce la apertura se relaciona con menos síntomas en la persona. Las personas con mielomeningocele requieren un seguimiento estrecho con los médicos durante su niñez y vida para maximizar su función y prevenir complicaciones como la insuficiencia renal.

La deficiencia de vitamina B12 y sus consecuencias neurológicas

Las vitaminas del complejo B son importantes para diversas funciones del cuerpo humano. Ya sea en la producción de energía, los mecanismos de defensa del cuerpo o la formación de glóbulos rojos, las vitaminas del grupo B juegan un papel fundamental al trabajar en conjunto o individualmente. La vitamina B12, en particular, tiene un gran impacto en la salud neurológica.

Cuando se trata de problemas neurológicos, la vitamina B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B3 (niacina), B7 (biotina), B6 ​​(piridoxina), B9 (folato, conocido sintéticamente como ácido fólico) y B12 (cobalamina) son especialmente importante. Estas vitaminas del grupo B tienen efectos específicos sobre las funciones de las células cerebrales y su deficiencia conduce a diferentes problemas neurológicos y psicológicos. La deficiencia de vitamina B12 no es muy común en los adultos jóvenes, pero las personas mayores son más propensas a esta condición.

La vitamina B12, o cobalamina, es una vitamina esencial para el correcto funcionamiento y desarrollo del cerebro y las células nerviosas. Desempeña un papel importante en el mantenimiento de las vainas que recubren y protegen los nervios del sistema nervioso central y periférico, asegurando una transmisión rápida y eficaz de los impulsos nerviosos.

Una sustancia grasa llamada mielina es esencial para la formación de estas vainas. La vitamina B12 juega un papel importante en la síntesis y el mantenimiento de la mielina. Los problemas neurológicos causados ​​por la deficiencia de vitamina B12 más adelante en la vida se deben al daño causado a la vaina de mielina.

El mecanismo real por el cual ocurre el daño de la mielina no está claro. Sin embargo, se proponen dos posibles mecanismos:

1. La vitamina B12 contribuye en un paso importante del ciclo de un carbono.

El funcionamiento adecuado del sistema nervioso central depende del metabolismo de un carbono que tiene lugar en el cerebro. El ciclo de un carbono en realidad incluye una serie de reacciones bioquímicas que ocurren en cada célula del cuerpo humano. El ciclo es crucial para la síntesis de ADN, ARN, neurotransmisores, fosfolípidos de membrana y mielina. Entre estos, los neurotransmisores (serotonina, dopamina, acetilcolina y nor-epinefrina) son esenciales para el mantenimiento de las funciones cognitivas del cerebro, y la mielina es necesaria para la protección y comunicación neuronal como se describió anteriormente.

La vitamina B12 es un participante vital del ciclo porque actúa como cofactor en un paso muy importante de la vía de un carbono: la síntesis de metionina. Las razones por las que este paso es tan crucial son:

  • La metionina es un aminoácido que dona los grupos metilo necesarios para que se produzcan las reacciones de metilación (reacciones bioquímicas que son esenciales para la síntesis de las sustancias antes mencionadas). Sin metionina, no se pueden producir mielina y los neurotransmisores necesarios para el desarrollo, el mantenimiento y las funciones neurológicos.
  • La metionina se sintetiza a partir de la homocisteína, un aminoácido relacionado con muchas enfermedades neurodegenerativas. Un alto nivel de este aminoácido puede provocar daños cerebrales y alteraciones cognitivas. La síntesis de metionina evita así la acumulación de este aminoácido nocivo en el cerebro.

Otras vitaminas del complejo B como el ácido fólico, la vitamina B6 y la vitamina B2 también son esenciales para la vía del carbono único.

2. La vitamina B12 actúa como coenzima en otra reacción importante que se necesita para la síntesis y estabilización de la mielina.

Otra reacción bioquímica, la conversión de metilmelonil-CoA en succinil CoA, también requiere la coenzima cobalamina. Si esta reacción no ocurre, la metilmalonil-CoA se convierte en ácido metilmalónico (MMA), que es un desestabilizador de la mielina. El exceso de MMA conduce a la síntesis de ácidos grasos anormales en lugar de mielina. Estos ácidos grasos anormales se incorporan a los lípidos neuronales que conducen a la formación de una frágil vaina de mielina. Posteriormente, se produce una mielinización o desmielinización anormal. El resultado es una disfunción grave del sistema nervioso central y periférico.

La deficiencia de vitamina B12 causa varios problemas neuropsiquiátricos que van desde la neuropatía hasta la demencia en los ancianos.

Se ha descubierto que la deficiencia de vitamina B12 causa problemas neurológicos y psiquiátricos en adultos entre 40 y 90 años de edad. Rara vez afecta a personas más jóvenes. Las manifestaciones neurológicas incluyen mielopatía (enfermedad de la médula espinal), neuropatía (enfermedad de los nervios), alteraciones sensoriales, anomalías en la marcha y debilidad, mientras que los problemas psiquiátricos van desde alteraciones cognitivas y conductuales hasta demencia.

a) Degeneración combinada subaguda

Esta es una condición degenerativa progresiva que afecta la médula espinal y es causada por la deficiencia de vitamina B12. La degeneración también puede afectar el cerebro, los nervios de los ojos y los nervios periféricos. Inicialmente, la vaina de mielina está dañada, seguida de la degeneración de los axones (nervios). Los síntomas iniciales de esta afección suelen ser una sensación de hormigueo y entumecimiento en ambos lados, así como movimientos torpes. Otros síntomas incluyen debilidad, problemas visuales, alteraciones cognitivas, reflejos anormales y disfunciones de la vejiga y la erección. El tratamiento temprano de esta afección con suplementos de vitamina B12 da buenos resultados. Un retraso en el tratamiento puede resultar en una recuperación incompleta de las funciones perdidas.

La neuropatía periférica también es una presentación habitual de la deficiencia de vitamina B12. En esta condición, se interrumpe la transmisión de señales nerviosas entre la médula espinal y diferentes partes del cuerpo. El problema puede deberse al daño directo causado a los nervios o la desmielinización que conduce al daño axonal. Los síntomas son sensaciones de hormigueo, dolor y entumecimiento. Dependiendo del tipo de nervio afectado, puede haber pérdida de sensibilidad o de masa y actividad muscular. Esta condición también necesita un tratamiento temprano para limitar el daño y obtener resultados efectivos.

c) Problemas psiquiátricos relacionados con la deficiencia de vitamina B12

Las manifestaciones psiquiátricas de la deficiencia de vitamina B12 incluyen delirios, alucinaciones, cambios cognitivos (como deterioro de la memoria), depresión y demencia. Estos problemas se describen por varios mecanismos como la producción alterada de neurotransmisores y niveles elevados de homocisteína y ácido metilmalónico (MMA). Cuando no hay otra causa obvia de trastorno psiquiátrico, se debe considerar la detección y la suplementación con vitamina B12.

d) Deficiencia de vitamina B12 en la contracción del cerebro y trastornos neurodegenerativos.

La deficiencia de vitamina B12 y el aumento resultante de los niveles de homocisteína pueden provocar atrofia (encogimiento) cerebral. La atrofia cerebral suele ocurrir con el envejecimiento normal. Pero este proceso se acelera en presencia de enfermedades neurodegenerativas.

Varios estudios han demostrado que la deficiencia de cobalamina es más común en pacientes con enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson y diversas afecciones que causan demencia. Pero la relación causal entre la deficiencia de vitamina B12 y estas enfermedades no es concluyente. Sin embargo, la mayoría de los estudios que relacionan la hiperhomocisteinemia con la enfermedad de Alzheimer y otras causas de demencia reportan resultados positivos. Esto significa que los niveles elevados de homocisteína en la sangre aumentan el riesgo de estas enfermedades.

También existe controversia en el informe de estudios que evalúan una asociación entre la deficiencia de vitamina B12 y la esclerosis múltiple.

e) Vitamina B12 y complicaciones vasculares

El aumento de los niveles de homocisteína en la sangre también es un factor de riesgo reconocido de accidente cerebrovascular y otras complicaciones vasculares. Por tanto, existe una posible relación entre la deficiencia de vitamina B12 y las enfermedades vasculares.

Las deficiencias de vitamina B12 y folato en la vida fetal y temprana causan un desarrollo cerebral y funciones cognitivas deficientes

El folato y la vitamina B12 juegan un papel muy importante en el desarrollo del cerebro, especialmente durante el feto y los primeros 2 años de vida. Además, estas vitaminas son esenciales hasta la pubertad, ya que la mielinización que comienza durante la vida fetal continúa hasta la pubertad. Como se mencionó anteriormente, la deficiencia de vitamina B12 da como resultado una mielinización restringida y, dependiendo del área del sistema nervioso afectada, el niño puede presentar diversos problemas cognitivos e intelectuales. Las mujeres embarazadas con deficiencia de folato y B12 necesitan suplementos para prevenir el desarrollo de estas complicaciones neurológicas.

La vitamina B12 demuestra ser un micronutriente muy importante para la salud del cerebro tanto en los niños como en los ancianos. Existen varias condiciones que pueden conducir a la deficiencia de esta vitamina. Pero si la causa se debe a una deficiencia dietética, la suplementación adecuada y oportuna de esta "vitamina nerviosa" puede prevenir daños en el sistema nervioso. La vitamina es abundante en alimentos de origen animal y las dietas veganas saludables están fortificadas con esta vitamina.

MM negro (2008). Efectos de la deficiencia de vitamina B12 y ácido fólico en el desarrollo cerebral de los niños. Boletín de alimentación y nutrición, 29 (2 Suppl) PMID: 18709887

Briani C, Dalla Torre C, Citton V, Manara R, Pompanin S, Binotto G y # 038 Adami F (2013). Deficiencia de cobalamina: cuadro clínico y hallazgos radiológicos. Nutrientes, 5 (11), 4521-39 PMID: 24248213

Carmel R, Green R, Rosenblatt DS y # 038 Watkins D (2003). Actualización sobre cobalamina, folato y homocisteína. Hematología / Programa de Educación de la Sociedad Americana de Hematología. Sociedad Americana de Hematología. Programa de educación, 62-81 PMID: 14633777

de Jager CA (2014). Niveles críticos de atrofia cerebral asociados con la homocisteína y el deterioro cognitivo. Neurobiología del envejecimiento, 35S2 PMID: 24927906

Naidich MJ y # 038 Ho SU (2005). Caso 87: Degeneración combinada subaguda. Radiología, 237 (1), 101-5 PMID: 16183926

Najafi MR, Shaygannajad V, Mirpourian M y # 038 Gholamrezaei A (2012). Deficiencia de vitamina B (12) y esclerosis múltiple ¿Existe alguna asociación? Revista internacional de medicina preventiva, 3 (4), 286-9 PMID: 22624086

Obeid R y # 038 Herrmann W (2006). Mecanismos de neurotoxicidad de la homocisteína en enfermedades neurodegenerativas con especial referencia a la demencia. Cartas FEBS, 580 (13), 2994-3005 PMID: 16697371

Reynolds E (2006). Vitamina B12, ácido fólico y sistema nervioso. Lancet neurology, 5 (11), 949-60 PMID: 17052662

Selhub J (2002). Folato, vitamina B12 y vitamina B6 y metabolismo de un carbono. La revista de nutrición, salud y envejecimiento # 038, 6 (1), 39-42 PMID: 11813080

Selhub J, Bagley LC, Miller J y nº 038 Rosenberg IH (2000). Vitaminas B, homocisteína y función neurocognitiva en ancianos. Revista estadounidense de nutrición clínica, 71 (2) PMID: 10681269

Weir DG y # 038 Scott JM (1999). Función cerebral en los ancianos: papel de la vitamina B12 y el ácido fólico. Boletín médico británico, 55 (3), 669-82 PMID: 10746355

Werder SF (2010). Deficiencia de cobalamina, hiperhomocisteinemia y demencia. Enfermedad neuropsiquiátrica y tratamiento, 6, 159-95 PMID: 20505848


Tranquilidad: ahora se ha descubierto que las experiencias cercanas a la muerte tienen explicaciones científicas

Las experiencias cercanas a la muerte a menudo se consideran fenómenos místicos, pero la investigación ahora está revelando explicaciones científicas para prácticamente todas sus características comunes. Los detalles de lo que sucede en las experiencias cercanas a la muerte ahora se conocen ampliamente: una sensación de estar muerto, una sensación de que la & quotsoul & quot de uno ha abandonado el cuerpo, un viaje hacia una luz brillante y una partida hacia otra realidad donde el amor y la dicha son omnipresentes. .

Aproximadamente el 3 por ciento de la población de EE. UU. Dice haber tenido una experiencia cercana a la muerte, según una encuesta de Gallup. Las experiencias cercanas a la muerte se informan en todas las culturas, y los registros escritos de ellas se remontan a la antigua Grecia. No todas estas experiencias coinciden en realidad con roces con la muerte y el estudio mdashone de 58 pacientes que relataron experiencias cercanas a la muerte encontró que 30 no estaban realmente en peligro de morir, aunque la mayoría pensaba que sí.

Recientemente, una gran cantidad de estudios ha revelado los posibles fundamentos de todos los elementos de tales experiencias. "Muchos de los fenómenos asociados con las experiencias cercanas a la muerte pueden explicarse biológicamente", dice el neurocientífico Dean Mobbs, de la Unidad de Cognición y Ciencias del Cerebro del Consejo de Investigación Médica de la Universidad de Cambridge. Mobbs y Caroline Watt de la Universidad de Edimburgo detallaron esta investigación en línea el 17 de agosto en Tendencias en las ciencias cognitivas.

Por ejemplo, la sensación de estar muerto no se limita a las experiencias cercanas a la muerte: los pacientes con síndrome de Cotard o del "cadáver andante" tienen la creencia delirante de que han fallecido. Este trastorno ha ocurrido después de un trauma, como durante las etapas avanzadas de la tifoidea y la esclerosis múltiple, y se ha relacionado con regiones del cerebro como la corteza parietal y la corteza prefrontal. delirios observados en condiciones psiquiátricas como la esquizofrenia ”, explica Mobbs. Aunque el mecanismo detrás del síndrome sigue siendo desconocido, una posible explicación es que los pacientes están tratando de encontrarle sentido a las extrañas experiencias que están teniendo.

También se sabe ahora que las experiencias extracorporales son comunes durante los patrones de sueño interrumpidos que preceden inmediatamente al sueño o la vigilia. Por ejemplo, la parálisis del sueño, o la experiencia de sentirse paralizado mientras aún es consciente del mundo exterior, se informa en hasta el 40 por ciento de todas las personas y está relacionada con vívidas alucinaciones oníricas que pueden resultar en la sensación de flotar sobre el cuerpo. Un estudio de 2005 descubrió que las experiencias extracorporales pueden desencadenarse artificialmente estimulando la unión temporoparietal derecha en el cerebro, lo que sugiere que la confusión con respecto a la información sensorial puede alterar radicalmente la forma en que uno experimenta su cuerpo.

Una variedad de explicaciones también podrían explicar los informes de los moribundos de conocer a los fallecidos. Los pacientes con enfermedad de Parkinson, por ejemplo, han informado de visiones de fantasmas, incluso monstruos. ¿La explicación? El Parkinson implica un funcionamiento anormal de la dopamina, un neurotransmisor que puede provocar alucinaciones. Y cuando se trata de la experiencia común de revivir momentos de la vida, uno de los culpables podría ser el locus coeruleus, una región del mesencéfalo que libera noradrenalina, una hormona del estrés que uno esperaría que se liberara en altos niveles durante un trauma. El locus coeruleus está muy conectado con las regiones del cerebro que median la emoción y la memoria, como la amígdala y el hipotálamo.

Además, la investigación ahora muestra que una serie de drogas medicinales y recreativas pueden reflejar la euforia que a menudo se siente en las experiencias cercanas a la muerte, como la ketamina anestésica, que también puede desencadenar experiencias extracorporales y alucinaciones. La ketamina afecta el sistema opioide del cerebro, que puede activarse naturalmente incluso sin drogas cuando los animales están bajo ataque, lo que sugiere que el trauma podría desencadenar este aspecto de las experiencias cercanas a la muerte, explica Mobbs.

Finalmente, uno de los aspectos más famosos de las alucinaciones cercanas a la muerte es moverse a través de un túnel hacia una luz brillante. Aunque las causas específicas de esta parte de las experiencias cercanas a la muerte siguen sin estar claras, la visión de túnel puede ocurrir cuando el flujo de sangre y oxígeno se agota en el ojo, como puede suceder con el miedo extremo y la pérdida de oxígeno que son comunes a la muerte.

En conjunto, la evidencia científica sugiere que todas las características de la experiencia cercana a la muerte tienen alguna base en la función normal del cerebro que salió mal. Además, el conocimiento mismo de la tradición con respecto a los episodios cercanos a la muerte podría desempeñar un papel crucial al experimentarlos y la profecía autocumplida de mdasha. Tales hallazgos "proporcionan evidencia científica de algo que siempre ha estado en el ámbito de la paranormalidad", dice Mobbs. "Personalmente creo que comprender el proceso de morir puede ayudarnos a aceptar esta parte inevitable de la vida".

Un obstáculo potencial para futuras investigaciones sobre las experiencias cercanas a la muerte será analizarlas experimentalmente, dice el neurocientífico cognitivo Olaf Blanke del Instituto Federal Suizo de Tecnología en Lausana, Suiza, quien ha investigado las experiencias extracorporales. Aún así, "nuestro trabajo ha demostrado que esto se puede hacer para las experiencias extracorporales, entonces, ¿por qué no para las sensaciones asociadas a experiencias cercanas a la muerte?"


¿Cuáles son los mecanismos neurológicos detrás de arriesgar la propia vida por otra? - psicología

Si bien todavía existe cierto escepticismo sobre la eficacia de la desensibilización y reprocesamiento del movimiento ocular (EMDR) dentro de la psicología (por ejemplo, Lilienfield y Arkowitz 2008), está claro que este enfoque terapéutico ha cumplido con creces los requisitos de una terapia basada en la evidencia. La mayoría de las asociaciones psicológicas y psiquiátricas de todo el mundo respaldan a EMDR como un enfoque basado en la evidencia para el tratamiento del trauma psicológico y el trastorno de estrés postraumático. Este estado fue reconocido recientemente por la Organización Mundial de la Salud, que recomendó esta terapia como una opción de tratamiento de primera línea para el trauma psicológico basándose en la evidencia acumulada que atestigua su eficacia. A pesar de los avances en neurociencia que la investigación de la resonancia magnética funcional ha proporcionado en la última década más o menos, se sabe poco de los mecanismos neurológicos de cambio asociados con cualquier enfoque psicoterapéutico. EMDR no es diferente, en el sentido de que los mecanismos precisos del cambio solo se pueden especular. El neurocientífico de Harvard Robert Stickgold (2002) proporciona un ejemplo completo de estas especulaciones. (Sugiere que EMDR logra sus resultados replicando el proceso de consolidación natural basado en los sueños a través de los movimientos oculares que son comunes tanto al sueño REM como al EMDR). Sin embargo, actualmente hay pocos comentarios disponibles sobre EMDR en relación con hallazgos recientes sobre la consolidación de la memoria.

En una entrevista reciente de Shrink Rap Radio, el neurocientífico y psicólogo Dr. Jaak Panksepp (2012) propuso un mecanismo neurológico potencial que podría explicar los resultados a menudo notables de EMDR. Al mismo tiempo, cualquier comprensión de EMDR deberá incorporar lo que se ha revelado recientemente sobre el proceso de reconsolidación neurológica, ya que este fenómeno parece ser central para encuentros psicoterapéuticos y lsquotransformativos como EMDR (Ecker, Ticic, Hulley 2012). Este artículo ampliará las especulaciones superficiales de Panksepp & rsquos sobre una posible explicación neurológica con respecto a EMDR, y ubicará esta posibilidad dentro del proceso más amplio de reconsolidación de la memoria.

Si bien el sistema límbico y la amígdala dentro de él son ciertamente áreas cerebrales muy importantes en lo que respecta a nuestra experiencia de las emociones, la investigación neurocientífica deja en claro que nuestra emocionalidad no se limita solo a estas áreas. La investigación de Richard Davidson & amp; rsquos ha demostrado que el lóbulo frontal derecho del cerebro está muy involucrado en la emoción angustiada (Davidson & amp Begley 2012), y la evidencia proporcionada por Panksepp & amp Biven (2012) deja en claro que las áreas del tronco cerebral también son muy importantes.De hecho, Panksepp afirma que, gracias a la neuroanatomía, sabemos que el área más importante para las emociones no es la amígdala, como algunas personas han comercializado, sino que está en la parte media del cerebro, en el centro mismo del área del cerebro llamada gris periacueductal. porque en ese & rsquos obtenemos comportamientos emocionales con la menor cantidad de electricidad para la estimulación cerebral profunda. & rdquo (2012). Panksepp & amp Biven (2012) discuten el circuito del miedo neurológico, que incluye el gris periacueductal, además de la amígdala, así como los lóbulos frontales. El cerebro medio es parte del tronco encefálico (la región donde el cerebro se conecta con la médula espinal), junto con la protuberancia vecina y el bulbo raquídeo.

El tronco encefálico está involucrado en varias funciones importantes del cuerpo, que incluyen:

  1. Vigilancia
  2. Excitación
  3. Respiración
  4. Presión arterial
  5. Digestión
  6. Ritmo cardiaco
  7. Otras funciones autónomas
  8. Transmisión de información entre los nervios periféricos y la médula espinal a las partes superiores del cerebro.

Entre estas funciones, la exploración del entorno en busca de peligros potenciales es un trabajo importante del tronco encefálico. Esto se hace en gran parte de manera inconsciente y estará activo, por ejemplo, cuando una persona camina por el campo donde hay peligros como las serpientes. El tronco del encéfalo gobierna el escaneo constante del suelo por delante, altamente sensible a los objetos potencialmente peligrosos que se mueven. Esta poderosa función del tronco encefálico se puede ver incluso cuando una persona está "muerta cerebralmente" (todas las partes del cerebro que no sean el tronco encefálico, que mantiene el corazón latiendo y la respiración, ya no funcionan). Una persona así no tiene conciencia en absoluto, y si sus ojos permanecen abiertos, mirará fijamente al frente. Sin embargo, si una persona entra a la habitación del hospital por una puerta lateral, los ojos del paciente con muerte cerebral y los ojos del paciente se moverán y seguirán a la persona a través de la habitación y no estarán conscientes (Carter 2010). El tronco encefálico aún puede realizar esta función de exploración en busca de peligro aunque el resto del cerebro esté esencialmente "muerto".

La función de exploración en busca de peligro del tronco encefálico se ve en la respuesta de orientación, mediante la cual el cerebro percibe estímulos en el campo sensorial, ya sea visual, auditivo o táctil. Si es una cosa larga y resbaladiza que se mueve en el suelo, o un objeto peludo de ocho patas en la visión periférica, nuestro cerebro responde con una respuesta de orientación, por lo que prestamos atención a los estímulos que pueden resultar peligrosos, nuestros ojos se moverán hacia para que nos orientemos al riesgo potencial. Cuando se detecta un riesgo, puede ocurrir la respuesta familiar de huida / lucha / congelación, en cuyo caso estamos preparados fisiológicamente para tomar una acción evasiva o defensiva (o abrumados en un estado de colapso, como un desmayo). Como tal, el tronco encefálico trabaja en conjunto con el sistema límbico para responder al peligro. Y los lóbulos frontales también juegan un papel en la atenuación de la respuesta de alarma a la luz de nueva información: el fuerte estruendo que escucha mientras espera en el banco, es un niño explotando una bolsa de papel en lugar de una pistola disparando. Después de la respuesta de alarma inicial, los lóbulos frontales amortiguarán la respuesta con información sobre la fuente del estallido.

Implicando el uso sistemático de estímulos visuales, auditivos o táctiles que se presentan al cliente de una manera izquierda-derecha-izquierda, etc., EMDR involucra claramente el tronco encefálico a través de la respuesta de orientación. Esta respuesta se activa constantemente a medida que la mano del terapeuta y el rsquos se mueven hacia adelante y hacia atrás a través del campo visual (o se envía un sonido a los oídos en un patrón alterno, o se dan golpecitos a la rodilla izquierda y luego a la derecha en el mismo patrón alterno, todas las formas). de estimulación bilateral).

Si miramos más a fondo lo que sucede en el tronco del encéfalo y, en particular, en el cerebro medio, vemos que las funciones de esta área incluyen los movimientos oculares, las respuestas a la vista, el oído, la atención y los movimientos corporales. Dentro del cerebro medio, un módulo llamado tectum controla las respuestas auditivas y visuales. El tectum consta de los colículos superiores (receptores visuales) y los colículos inferiores (receptores auditivos). El tectum es una estructura de múltiples capas, con las capas superficiales relacionadas con los sentidos, recibiendo información de los ojos y otros sistemas sensoriales. Las capas más profundas están relacionadas con el motor, capaces de activar los movimientos oculares, entre otras respuestas.

La información visual de la retina, o "comando" de la corteza cerebral, crea un "golpe" de actividad en el mapa tectal, que, si es lo suficientemente fuerte, induce movimientos sacádicos del ojo. Las capas superficiales reciben información principalmente de la retina, áreas de la corteza cerebral relacionadas con la visión y otras dos estructuras cerebrales relacionadas con el tectal.

En la base del cerebro medio hay otro módulo del tronco encefálico llamado tegmento. Esta área del cerebro incluye cuatro estructuras: - el acueducto cerebral, el gris periacueductal (PAG), la formación reticular, la sustancia negra y el núcleo rojo. Juntos, están involucrados en el control de las funciones motoras, regulando la conciencia y la atención, y regulando algunas funciones autónomas como las respuestas de la frecuencia cardíaca. Estas estructuras también transmiten mensajes nerviosos hasta la corteza cerebral y participan en la regulación del estado de ánimo y el sueño.

El PAG es muy relevante tanto para las emociones como para la experiencia del dolor, incluida la atenuación del dolor. De hecho, Panksepp (2012) afirma que el PAG es la fuente más poderosa de emocionalidad en el cerebro, ya que es donde se pueden activar las emociones con el menor grado de estímulos. Ciertas formas de estimulación del PAG pueden resultar en una postura relajada e inmóvil conocida como quiescencia, y pueden reducir el comportamiento defensivo innato asociado con una percepción de peligro. Parece que a través de su estrecha conexión con las funciones de detección de movimiento del tectum, los movimientos oculares (como se ve en EMDR, u otras formas de estimulación bilateral) pueden inhibir las funciones generadoras de angustia y la excitación autónoma generada por el PAG.

Con las diversas formas de estimulación bilateral, parece que al tectum se le está dando un trabajo para procesar la estimulación que se está registrando (por ejemplo, la mano del terapeuta y del rsquos cruzan el campo visual de izquierda a derecha, etc.), creando un proceso continuo. serie de respuestas orientadoras. Este estímulo es capaz de inducir un estado más relajado en el PAG inhibiendo su excitación, como se ve en la inactividad.

¿Cuál es la relevancia de un PAG inhibido para el procesamiento psicológico de la emoción angustiada relacionada con el trauma y el trastorno de estrés postraumático? Las personas psicológicamente traumatizadas son muy capaces de alcanzar un nivel tan alto de excitación afectiva y autónoma cuando están en contacto con el evento angustioso que la respuesta de lucha / huida / congelación se ve regularmente cuando relatan su experiencia. Cuando esto ocurre en un grado significativo, es justo decir que la persona está siendo re-traumatizada al entrar en contacto con los elementos vividos de la experiencia del evento traumático. Las víctimas son generalmente muy capaces de contar detalles vívidos de la situación y es probable que experimenten poderosamente los componentes afectivos, cognitivos y fisiológicos de la memoria. En tales ocasiones, es posible muy poco procesamiento adaptativo de la angustia, ya que es simplemente una repetición evocadora del trauma inicial. Esto simplemente afianza aún más el estado afectivo angustiado, así como los circuitos neuronales subyacentes.

La creadora de EMDR, la Dra.Francine Shapiro (2001) propone un modelo de procesamiento adaptativo de la información para explicar por qué los recuerdos traumáticos pueden retener su carácter emocional y el abandono, así como por qué EMDR generalmente resulta en menos angustia. Shapiro sugiere que los componentes afectivos, cognitivos y fisiológicos de un recuerdo traumático se han almacenado de manera defectuosa, debido al impacto emocional del evento estresante. Se presume que el procesamiento natural de la experiencia psicológica siempre se dirige hacia una mayor adaptación, a menos que sea interrumpido por una experiencia traumática. Una consecuencia de este almacenamiento defectuoso es que la memoria no se somete al procesamiento de información adaptativo normal que se observa en las experiencias no traumáticas. Con este último, los componentes afectivos, cognitivos y fisiológicos del "paquete" de la memoria suelen perder fuerza de manera adaptativa con el tiempo. Se presume que esto no ocurre con las experiencias traumáticas, como lo demuestra el alto nivel de excitación afectiva y autonómica que experimentan las personas traumatizadas cuando relatan su experiencia.

Stickgold (2002) sugiere que gran parte del procesamiento adaptativo de la información se produce a través del proceso de consolidación de la memoria basado en REM. Se observa que las personas que padecen TEPT tienen niveles más altos de hormonas del estrés como la adrenalina y la norerenalina en el suministro de sangre, tanto mientras están despiertos como mientras duermen (Carter 2010). La excitación autónoma de la reacción al estrés generalmente se amortigua mientras soñamos a través de la supresión nocturna de estas hormonas del estrés. Sin embargo, este no es el caso mientras sueñan los enfermos de TEPT. Como tales, permanecen vulnerables a altos niveles de excitación autónoma mientras duermen, lo que significa que es más probable que se despierten en medio de un sueño perturbador ya que las hormonas del estrés no están reguladas ni suprimidas. La consecuencia de esto es que es menos probable que las experiencias perturbadoras se consoliden adecuadamente durante el sueño REM, y los elementos del paquete de memoria angustiante pueden permanecer sin procesar o procesarse de manera desadaptativa. Esto podría explicar el recuerdo vívido y la mayor emocionalidad que generalmente acompaña a los recuerdos traumáticos de los pacientes con TEPT que permanecen en un estado de excitación autónoma.

¿Qué pasaría con el procesamiento adaptativo de este paquete de memoria si se inhibieran los centros de angustia emocional del cerebro, como el PAG? En lugar de entrar en un estado de lucha / huida / congelación como la experiencia normal predeterminada, la mente / cerebro podría estar "preparada" para procesar la experiencia de una manera diferente, quizás más adaptativa. Sin la inhibición de la PAG, es común que la víctima del trauma salga de la ventana afectiva de tolerancia y rsquo. Con el PAG inhibido por la estimulación bilateral proporcionada en EMDR, el cerebro se vuelve capaz de permanecer dentro de la ventana afectiva de tolerancia, y otros procesos neurológicos se vuelven posibles - puede ocurrir el procesamiento adaptativo de la información.

Esto es experimentado por el cliente EMDR como capaz de & lsquoconectar & rsquo con la memoria difícil, sin caer en un alto nivel de angustia y excitación autónoma. Su experiencia del proceso, en lugar de ser una conciencia de su inhibición de PAG, es que se les requiere que se pongan en contacto con la memoria angustiosa (una experiencia enfocada internamente) mientras que al mismo tiempo están en contacto con un estímulo ambiental en la forma de estimulación bilateral (una experiencia externa). Como tal, están creando un foco dual de atención, lo que evita su inmersión completa en la memoria traumática (como suele ocurrir en los pacientes con TEPT). Mantener el enfoque dual de atención previene la re-traumatización y permite que la mente / cerebro interactúe con el material angustiante sin ser "secuestrado" por él.

Cualquier intento de explicar EMDR desde una perspectiva de neurociencia debe ahora tener en cuenta el papel que juega la reconsolidación de la memoria. La consolidación de la memoria es el proceso que lleva a cabo el cerebro para convertir los recuerdos a corto plazo en recuerdos a largo plazo. Carter (2010) afirma que el proceso de consolidación de la memoria inicial puede tardar hasta tres años. Esto explica el proceso gradual de un recuerdo que entra y sale de nuestra conciencia y, con el tiempo, pierde parte de su carga emocional. Cuando la experiencia es muy estresante emocionalmente (el tipo que normalmente se denomina traumático), este proceso de consolidación puede ocurrir muy rápidamente (Panksepp & amp Biven 2012). El cerebro está especialmente orientado a recordar eventos e información que son esenciales para la supervivencia, de modo que es probable que los detalles de una situación peligrosa o traumática se consoliden bien de manera rápida. Los componentes experienciales relacionados con un evento traumático o peligroso son piezas importantes de información a las que el cerebro se aferrará para aumentar las posibilidades de sobrevivir a experiencias similares en el futuro. Como tal, los recuerdos traumáticos se pueden almacenar con gran detalle con la carga emocional completa, como se ve con el trastorno de estrés postraumático.

A diferencia de las experiencias traumáticas, el proceso de consolidación más gradual con eventos no traumáticos ocurre con el tiempo e implica que nuestra mente / cerebro revise las experiencias para determinar qué hacer con la memoria de trabajo a más corto plazo. ¿Es necesario descartar el contenido por no ser importante, no satisfacer nuestras necesidades emocionales, etc., o almacenarse como información importante? La comparación obvia con el proceso de "desfragmentación" de las computadoras se utiliza a menudo para describir este aspecto de la consolidación.

La suposición en neurociencia (hasta alrededor de 2004) era que tales recuerdos emocionales, particularmente de eventos angustiantes, son indelebles, es decir, que no pueden borrarse. La evidencia de la investigación, a partir de estudios tanto con animales como con humanos, ahora deja en claro que estas respuestas emocionales poderosamente aprendidas se pueden borrar, a través de procesos que se conocen como reconsolidación (Ecker et al 2012). Lo que se está borrando no es la memoria autobiográfica, en el sentido de que las personas aún recuerdan lo que han experimentado cuando el componente emocional de la memoria ha sido el objetivo del cambio. Sin embargo, cuando se ha producido la reconsolidación, se ha borrado la carga emocional del recuerdo perturbador.

Los neurocientíficos han establecido las condiciones necesarias para que se produzca la reconsolidación; estas pueden ser, y a menudo se replican, en tipos particulares de psicoterapia. Ecker et al (2012) afirman que las psicoterapias se pueden dividir aproximadamente entre aquellas que son contrarias y transformadoras. Las terapias contraactivas intentan controlar y contrarrestar los síntomas con una variedad de estrategias. Estos dependen del neocórtex que intenta controlar los centros emocionales inferiores del cerebro, como el sistema límbico y el PAG del mesencéfalo. El ejemplo clásico de terapias contrarias es la TCC, pero hay muchos otros, como la atención plena y enfoques relacionados como la Terapia de Aceptación y Compromiso, etc. Excitación PAG (es decir, angustia emocional) contenida. Dichos enfoques pueden proporcionar a la persona un nuevo aprendizaje emocional, que luego compite con la vía neurológica existente de la angustia establecida. No hay garantía de que el nuevo aprendizaje emocional tenga éxito en dominar el aprendizaje traumático, y este último a menudo puede desencadenarse fácilmente por señales ambientales o cognitivas.

Las psicoterapias transformativas, por otro lado, funcionan a la inversa, es decir. creando cambios en los centros emocionales más profundos del cerebro, que luego fluyen hacia los centros del pensamiento superior. Es probable que siempre haya habido procesos psicoterapéuticos que aprovecharon esta capacidad de reconsolidación, mucho antes de que los neurocientíficos conocieran el término o el proceso. De hecho, las psicoterapias más efectivas han logrado poner en marcha procesos de reconsolidación sin tener conciencia de que esto es lo que sucede. Y algunas terapias claramente distintas de la reconsolidación también han logrado ocasionalmente este resultado por accidente. Ejemplos de terapias transformadoras dadas por Ecker et al (2012) son su propio enfoque, Terapia de coherencia, así como EMDR, Terapia Gestalt, Hakomi y otras terapias corporales PNL, Terapia centrada en las emociones, Terapia dinámica experiencial acelerada, Neurobiología interpersonal, Focusing, trabajo infantil, imaginación activa de Jung, imaginería guiada y técnicas de libertad emocional (no es una lista exhaustiva). Es evidente que la reconsolidación también puede ocurrir espontáneamente en un contexto sin terapia cuando se dan las condiciones adecuadas. Los relatos de personas que experimentaron un cambio repentino y poderoso de un estado de angustia a un estado de no angustia son ejemplos de este fenómeno. La característica común de las experiencias de reconsolidación, logradas a través de terapias transformadoras o contrarias, o mediante experiencias espontáneas sin terapia, es que una vez que se ha producido el cambio, no hay más necesidad de trabajar contra la angustia. Simplemente deja de existir.

Los enfoques psicoterapéuticos transformadores son los más propensos a lograr este resultado. Cuando han sido efectivos, no hay necesidad de contrarrestar las emociones o el material angustioso, ya que esto se ha borrado a través de cambios en las vías neuronales a nivel sináptico (Ecker et al 2012). Las vías neuronales asociadas con el antiguo aprendizaje emocional, por ejemplo. miedo a los golpes fuertes, se han alterado en términos de sinapsis que se desconectan de la vía establecida del miedo. La experiencia afectiva del miedo ha sido transformada por un proceso de reconsolidación de modo que simplemente no hay más angustia allí que necesita ser controlada o manejada, pensada o ignorada. Esto suena fantástico, pero Ecker et al (2012) han detallado cómo las psicoterapias transformadoras en realidad replican las mismas condiciones de reconsolidación en la terapia que los neurocientíficos han dilucidado en el laboratorio. Cuando ocurre esta reconsolidación, la angustia emocional aparentemente intratable de experiencias pasadas deja de existir. La vía neuronal en sí se ha alterado, en lugar de competir con una nueva vía. La gente todavía tiene el episodio en su memoria biográfica, pero ya no provoca angustia. Este tipo de resultado se observa regularmente con el uso de EMDR. Un recuerdo que 30 minutos antes podría causar un ataque de pánico, después de un EMDR efectivo, se experimenta como un simple episodio más en la vida de uno mismo, sin la excitación autónoma o las visiones negativas del yo.

Las condiciones necesarias para tal reconsolidación transformadora de la memoria, tanto en el laboratorio como en la terapia, implican, en primer lugar, la reactivación de las emociones angustiantes asociadas a la memoria objetivo. En un contexto terapéutico, esto implica que la víctima del trauma se ponga en contacto con la experiencia de una manera vívida y evocadora emocionalmente. Ecker et al (2012) describen cómo los eventos traumáticos resultan en "aprendizajes emocionales" o esquemas cognitivos que implican nociones de causalidad y responsabilidad, expectativas de eventos futuros, así como sensaciones fisiológicas asociadas. A modo de ejemplo, un niño que sufre violencia por parte de sus padres puede "aprender" de la situación que no se puede salvar, que otras personas son impredecibles y que el mundo es esencialmente un lugar peligroso. Es probable que ponerse en contacto con este aprendizaje emocional desencadene la excitación autónoma, que es el primer paso en la reconsolidación.

Ecker et al (2012) han proporcionado un examen exhaustivo de un caso EMDR, analizado desde una perspectiva de reconsolidación.De su análisis se desprende claramente que las sesiones de EMDR operan de manera no lineal, y que los diferentes pasos involucrados en la reconsolidación se utilizan de un lado a otro a lo largo de la sesión. Con esa realidad en mente, la fase de estimulación bilateral del proceso EMDR es precedida por que el cliente se ponga en contacto con la experiencia de forma imaginaria. Como parte de la fase de preparación, se le hará al cliente una serie de preguntas diseñadas para reactivar vívidamente la experiencia afectiva. Específicamente, se les pide que creen una imagen visual del evento angustiante qué pensamientos o creencias negativas sobre sí mismos surgen cuando están en contacto con esa imagen (por ejemplo, temas de responsabilidad, fallas personales y / o falta de seguridad o control) qué emociones son desencadena cuando en contacto con la imagen y la cognición negativa la fuerza de estas emociones en una medida SUDS y donde sienten esta angustia en su cuerpo. Como tal, la persona entra en contacto con los componentes visuales, afectivos, cognitivos y fisiológicos del evento angustiante. Por lo general, esto implica una reactivación de la angustia asociada con el evento.

El segundo requisito del proceso de reconsolidación es la activación de una experiencia o información que refuta la experiencia fenomenológica del evento angustiante original a través de un & lsquomismatch & rsquo. La nueva percepción o experiencia debe diferir de la memoria objetivo en términos de su novedad sobresaliente o simple contradicción, ya que es la violación de las expectativas del aprendizaje previo lo que inicia el proceso de reconsolidación. Tal desajuste o violación de expectativas puede ser en términos de diferencias cualitativas, por lo que el resultado presunto no ocurre en absoluto o puede ser en términos de diferencias cuantitativas, por lo que el resultado es de una magnitud diferente a lo que se predice.

Durante la fase de estimulación bilateral, alrededor del cincuenta por ciento de los clientes de EMDR experimentarán un "surgimiento" espontáneo de material cognitivo / emotivo y / o imágenes mentales y cambios fisiológicos asociados, que son discordantes con la memoria objetivo original. Por ejemplo, la persona que fue objeto de violencia cuando era niño puede experimentar espontáneamente imágenes de sí misma como un adulto poderoso, ahora capaz de defenderse. La cognición, "se acabó y puedo defenderme ahora", puede estar presente en su conciencia. Otros clientes pueden experimentar el surgimiento espontáneo de imágenes que parecen no tener ninguna relación con el tema de la memoria objetivo. Por ejemplo, pueden experimentar imágenes (y cogniciones, sentimientos y sensaciones corporales asociadas) de estar en una hermosa playa disfrutando del sol. O puede surgir una imagen de su árbol favorito para trepar cuando era niño, junto con los sentimientos positivos asociados de estar a salvo. Ecker et al (2012 p.145) afirman, "Fenomenológicamente, es como si el ser interior del individuo y rsquos poseyera un almacén oculto de conocimiento intuitivo que ha sido aprovechado con precisión para obtener una unidad de iluminación necesaria". Cualquiera que sea su fuente real, el conocimiento contradictorio recién emergente tenía la especificidad y la realidad convincente necesarias para refutar y disolver con éxito el constructo objetivo y rdquo.

Otra observación común es que con la estimulación bilateral continua, los clientes a menudo experimentarán una reducción relativamente repentina o más gradual de la tensión emocional y física asociada con el recuerdo problemático. Como se indicó anteriormente, en el proceso EMDR, tras la reactivación de la memoria objetivo, las acciones generadoras de alarma del PAG se inhiben con la aplicación de estimulación bilateral. Estar en un estado más relajado sin dejar de estar en contacto con el recuerdo traumático es una experiencia que también desautoriza la experiencia normal de excitación autónoma asociada con el recuerdo: se experimenta una violación de las expectativas. Estas experiencias alternativas, posiblemente como resultado de la inhibición del PAG, se experimentan como una realidad sentida diferente en ese momento. Todas estas posibles reacciones crean un desajuste emocional con la angustia que suele acompañar al incidente. Tales experiencias espontáneas se yuxtaponen a la angustia asociada con la memoria objetivo y se puede ver que se ajustan a los requisitos necesarios de la reconsolidación de la memoria.

Donde tales experiencias no surgen espontáneamente, el terapeuta de EMDR puede guiar al cliente con una amplia gama de & lsquocognitive entretejidos & rsquo. Estos están diseñados para ayudar en el movimiento hacia el material psicológico que está en contradicción con la angustia reactivada, y puede tomar una variedad de formas, desde preguntas simples pero evocadoras hasta procesos de imágenes guiadas. Se le puede pedir al cliente abusado cuando era niño que se vea a sí mismo como un adulto que actualmente atiende las necesidades emocionales del niño que era muchos años antes. Por lo general, desarrollarán imágenes de sostener o abrazar al niño y hablarle en un tono tranquilizador, enfatizando su valía y falta de culpa por la mala situación. Como tal, la mayoría de las sesiones de EMDR resultarán en una experiencia fenomenológica que contrasta fuertemente con la memoria objetivo, ya sea que surja espontáneamente o sea iniciada por el terapeuta. Es esencial que estas experiencias no coincidentes se sientan, en lugar de simplemente pensar en ellas o discutirlas intelectualmente.

En el paso final del proceso de reconsolidación, se requieren nuevos aprendizajes para borrar los antiguos aprendizajes asociados con la memoria angustiosa. Estos nuevos aprendizajes pueden ser simplemente el nuevo material psicológico que surgió espontáneamente durante la estimulación bilateral o el que sugirió el terapeuta. Es durante las 5-6 horas siguientes a la experiencia de reconsolidación que las vías neurales objetivo son lábiles y el antiguo aprendizaje emocional puede borrarse. El proceso EMDR implica moverse repetidamente entre la memoria objetivo angustiosa inicial y la nueva experiencia incompatible (pasos 2 y 3 en el proceso de reconsolidación).

Ecker et al (2012) afirman que la celebración simultánea de dos experiencias emocionales mutuamente excluyentes en el mismo campo de conciencia resultará en la erradicación del afecto angustiado asociado con una de esas experiencias, en particular, las asociadas con la memoria objetivo. Cuando esto ha ocurrido, la reconsolidación ha sido & lsquolaunched & rsquo y es probable que la persona pierda la angustia emocional asociada con el evento traumático como resultado del nuevo aprendizaje emocional. La investigación en neurociencia indica que las sinapsis, que forman las vías neuronales que contienen las emociones angustiadas, se desconectan durante un período de hasta 5-6 horas después de la reconsolidación. Los nuevos aprendizajes son capaces de "desconectar" las conexiones neuronales de los viejos aprendizajes emocionales, revisando y reescribiendo estos caminos. Cuando tiene éxito, el cliente se queda solo con la memoria autobiográfica, menos el aguijón emocional que solía acompañarlo. Cuando los clientes han sufrido un trauma único en su edad adulta, es probable que se requieran muy pocas sesiones de estimulación bilateral para ayudarlos a superar las emociones angustiadas. Cuando el cliente ha sufrido traumas del desarrollo asociados con sucesos perturbadores repetidos durante su infancia, es probable que se necesiten muchas más sesiones bilaterales para superar muchos de los aspectos asociados de su trauma.

Obviamente, todas las partes del cerebro trabajan en conjunto con otras partes para crear una experiencia en particular. Esta discusión ha presentado el papel del PAG del tronco encefálico en la creación de los tipos de respuestas que generalmente se ven con EMDR. Nos ayuda a entender el impacto de la estimulación bilateral en la prevención de la cascada de excitación autónoma cuando se activan recuerdos e imágenes amenazantes, y cómo esto puede permitir que el resto del cerebro participe en el procesamiento y la resolución. de la angustia emocional asociada a través de la reconsolidación de la memoria. Mantener el PAG inhibido respondiendo a la estimulación bilateral parece permitir que ocurra esta resolución, en lugar de que la memoria simplemente desencadene la cascada autónoma normal hacia la angustia que, en cierto sentido, puede "secuestrar" el cerebro. Una mente / cerebro no secuestrada es capaz de hacer cosas notables con recuerdos angustiosos y viejas heridas, como se ve regularmente en psicoterapias transformadoras como EMDR y terapia de coherencia.

Carter, R. (2010) Mapeo de la mente. Orion House, Londres.

Davidson, R & amp Begley, S. (2012) La vida emocional de tu cerebro: cómo sus patrones únicos afectan la forma en que piensas, sientes y vives. Penguine Books, Nueva York.

Lilienfield, S., & amp Arkowitz, H (2008) EMDR: Un vistazo más de cerca. Científico americano . 3 de enero. Http://www.scientificamerican.com/article.cfm?id=emdr-taking-a-closer-look

Panksepp, J y Biven, L. (2012) La arqueología de la mente (2012)

Shapiro, F. (2001) Desensibilización y reprocesamiento del movimiento ocular: principios básicos, protocolos y procedimientos. Guilford Press, Nueva York.

Stickgold, R. (2002) & ldquoEMDR: A Putative Mechanism for Action & rdquo. Revista de Clínica


Editorial: La psicología del suicidio: de la comprensión de la investigación a la intervención y el tratamiento

No hace falta decir que el suicidio es un problema de salud importante y una de las principales causas de muerte en todo el mundo (1, 2). Informes recientes informan que alrededor de un millón de personas mueren por suicidio anualmente, lo que representa una tasa anual de suicidios estandarizada por edad de 11,4 por 100.000 habitantes (15,0 para los hombres y 8,0 para las mujeres). Considerando una perspectiva de tiempo desde 2000 hasta 2016, la tasa de suicidio ajustada por edad ha crecido en un 30% (1).

Estas tasas son solo la punta de un iceberg. Por cada suicidio, hay muchos más que intentan suicidarse cada año. Una estimación cautelosa sugiere que más de 20 millones de personas se involucran en conductas suicidas anualmente. Además, se estima que en el futuro, se espera que aumenten las tasas de suicidio, dada la declaración de la OMS & # x02019s de que las tasas de suicidio superarán la marca del millón en los próximos 15 & # x000a0 años (2).

Detrás de cada suicidio e intento hay una lucha a largo plazo de estas personas, así como experiencias de trauma y angustia entre sus familiares y amigos. Juntos, es evidente que la prevención del suicidio constituye una prioridad mundial. Como médicos e investigadores, debemos hacer todo lo posible para mejorar la prevención del suicidio con el fin de mejorar nuestra identificación, intervención y, posteriormente, la prevención del suicidio y la conducta suicida. En primer lugar, nuestra misión es mejorar nuestro conocimiento de los mecanismos, factores y facilitadores del suicidio desde perspectivas interdisciplinarias.

El suicidio es un fenómeno muy complejo y multifacético, con muchas variables contribuyentes y facilitadoras. Puede estar determinado por la interacción entre varios factores, como la neurobiología, los antecedentes personales y familiares, los eventos estresantes y el entorno sociocultural (3). Dado que es uno de los comportamientos humanos más graves, un enfoque distinto sería identificar los procesos psicológicos subyacentes que pueden conducir a la ideación y el comportamiento suicidas.

En el último siglo, hemos reconocido las contribuciones de los factores psicológicos (tanto individuales como sociales) al suicidio y al riesgo de suicidio. Se han propuesto varios modelos, y la mayoría enfatiza la interacción entre factores predisponentes y precipitantes (4, 5).

El factor clave que conduce al suicidio es un dolor mental insoportable (6). Varios estudios han enfatizado la importancia de la psique como el principal facilitador de la ideación y el comportamiento suicidas (7, 8). El suicidio puede verse como un comportamiento motivado por el deseo de escapar de un dolor psicológico insoportable (9, 10). Otros factores psicológicos como los rasgos de personalidad, las características emocionales y la desregulación también parecen jugar un papel, con una importancia emergente en el déficit de toma de decisiones entre las personas suicidas (11).

Los factores interpersonales también juegan un papel esencial en los suicidios. El trabajo seminal de Emile Durkheim & # x02019s (12) estableció las bases de nuestra comprensión de que el suicidio es también un comportamiento social que tiene algunas características culturales. La teoría interpersonal del suicidio de Joiner & # x02019 (13) destaca dos estructuras interpersonales principales, la carga percibida y la pertenencia frustrada, como características críticas que pueden llevar a la ideación suicida y, finalmente, al suicidio.

Aproximadamente el 45% de las personas que mueren por suicidio consultan a un médico de atención primaria dentro del primer mes de la muerte, sin declarar sus deseos e ideas suicidas (14). Este hallazgo destaca el hecho de que las dificultades de comunicación constituyen un foco importante de nuestra comprensión de la conducta suicida. En el proyecto israelí MSSA (Intentos de suicidio medicamente graves), Levi-Belz y sus colegas demostraron que una mala revelación de uno mismo, junto con varios factores relacionados, puede facilitar un comportamiento suicida más letal (15 & # x0201318).

Estos ejemplos de estudios son representativos de numerosos esfuerzos para profundizar nuestra comprensión de la psicología del fenómeno del suicidio. Para continuar con este curso de acción y pensamiento, dedicamos un número especial de Fronteras en psiquiatría al esfuerzo de explorar varios enfoques de la psicología de la conducta suicida. El propósito del número actual es arrojar luz sobre un conocimiento profundo y datos empíricos sobre modelos, teorías y dimensiones y variables específicas que pueden ayudarnos a aumentar la comprensión psicológica de los fenómenos suicidas, así como de las autolesiones no suicidas (NSSI ).

En este número se presentan cinco reseñas estimulantes. Gvion y Levi-Belz examinaron factores de riesgo específicos para intentos de suicidio graves (SSA). Los SSA son epidemiológicamente muy similares a los que murieron por suicidio y, por lo tanto, pueden servir como sustitutos válidos para estudiar los suicidios. Los autores concluyen que la interacción del dolor mental, los factores interpersonales y la toma de decisiones deficiente es crucial para la evaluación e investigación del riesgo de suicidio. Sz & # x000fccs y col. se centran en la personalidad y el comportamiento suicida en la vejez en su revisión sistemática. Su revisión de 31 artículos científicos enfatizó que la personalidad desadaptativa se manifiesta en formas más leves, subumbrales y más heterogéneas en el suicidio en la vejez frente al suicidio en la primera infancia. Además, la incapacidad para adaptarse a los cambios que ocurren en la vejez puede explicar la relación entre el suicidio en la vejez y una mayor conciencia. Los rasgos de personalidad obsesivos, compulsivos y evitativos se asociaron particularmente con el suicidio de ancianos.

Cipriano y col. llevó a cabo una revisión sistemática actualizada sobre NSSI, centrándose en criterios epidemiológicos, etiológicos y de diagnóstico. Se encontró que NSSI es más común entre adolescentes y adultos jóvenes. El trastorno límite de la personalidad y los trastornos alimentarios se informan como antecedentes comórbidos de NSSI. Las tasas de prevalencia son 7.5 & # x0201346.5% para adolescentes, 38.9% para estudiantes universitarios y 4 & # x0201323% para adultos. En un artículo de mini-revisión, Geraldo da Silva et al. agrupan las principales dificultades cognitivas entre los individuos que intentan suicidarse. Estos incluyen sesgo de atención, impulsividad y deficiencias en la resolución de problemas y la toma de decisiones. Sugieren que, además de la ansiedad y los síntomas depresivos, los déficits cognitivos en pacientes psiquiátricos comprenden importantes objetivos terapéuticos. Finalmente, en la revisión de Conti et al. & # X02019s, los autores revisan sistemáticamente las relaciones entre el trastorno por atracón (TPA) y la ideación suicida y los intentos de suicidio. Descubrieron que el BED se asocia significativamente con un marcado aumento en los comportamientos e ideas suicidas.

Tres artículos se centran en la identificación de factores de riesgo en la infancia. Schmidt y col. utilizaron modelos de ecuaciones estructurales para probar modelos basados ​​en la teoría en casos clínicos de alto riesgo (CHR) de psicosis. Los pacientes con CHR eran particularmente propensos al suicidio si la adversidad / trauma fue seguida por el desarrollo de depresión. Además, la adversidad / trauma condujo al suicidio a través de un mayor riesgo de psicosis según lo indicado por los síntomas cognitivos.

Bar-Zomer y Brunstein-Klomek examinaron las asociaciones entre el acoso entre hermanos, el apego a la madre y el padre, la depresión y la ideación suicida entre los estudiantes. El acoso entre hermanos se asoció con el acoso escolar, la depresión y la ideación suicida. Un apego seguro al padre de uno de ellos moderó la asociación entre el acoso entre hermanos y la depresión / ideación suicida.

En un tercer artículo, Falgares et al. evaluó el papel de la autocrítica y la dependencia como mediadores potenciales del vínculo entre diferentes tipos de maltrato infantil y suicidio entre estudiantes universitarios. La falta de atención y el abuso psicológico se asociaron significativamente con el riesgo de suicidio, y esta asociación fue parcialmente mediada por la dimensión de personalidad desadaptativa de la autocrítica.

Varios estudios examinaron los factores de riesgo del comportamiento suicida en poblaciones específicas. Stein y col. observaron un modelo secuencial en su estudio longitudinal entre ex prisioneros de guerra (ex prisioneros de guerra) en Israel. Descubrieron que los síntomas del TEPT facilitaban experimentar la soledad, y estos funcionaban en conjunto para implicar la ideación suicida, incluso años después de su cautiverio. Concluyen que tanto los síntomas del trastorno de estrés postraumático como la soledad son factores importantes en la ideación y el riesgo suicidas a largo plazo de los ex prisioneros de guerra & # x02019. M & # x000e9rida-L & # x000f3pez y col. examinó el papel de la inteligencia emocional (IE) como factor protector de la ideación y el comportamiento suicidas entre los estudiantes y la población en general. Descubrieron que la IE estaba relacionada con el riesgo de suicidio, con la angustia psicológica como mediadora. Llegaron a la conclusión de que el proceso subyacente por el cual la IE autoinformada puede actuar como un factor protector contra las ideas y los comportamientos suicidas es a través de la reducción de la angustia entre las personas con IE alta.

Balazs y col. examinó la calidad de vida (CdV) como un factor que puede servir como vínculo entre la psicopatología y el riesgo de suicidio entre una población clínica de adolescentes. La CdV medió significativamente las relaciones entre las dificultades emocionales y los problemas con los compañeros, ya que ambos se asociaron con una CdV más baja, que, a su vez, se relacionó con un mayor riesgo de suicidio. Hofstra y col. centrarse en las tendencias temporales del suicidio entre la población holandesa. Observaron 33,224 eventos de suicidio que ocurrieron entre 1995 y 2015. Los resultados indicaron que la incidencia de suicidios alcanzó su punto máximo en la primavera y en Navidad, lo que resalta la importancia de la accesibilidad a los servicios de salud durante estos momentos de alto riesgo.

Varios estudios sobre este tema sugirieron otros factores de riesgo importantes. Tavakoli y col. examinó la asociación entre el control de la atención y la conducta suicida entre una cohorte de adolescentes hospitalizados que presentaban una conducta suicida aguda en comparación con controles sanos. Se utilizó un paradigma óptimo auditivo presentado de forma pasiva. El grado de procesamiento de estos estímulos auditivos & # x0201cto-be-ignored & # x0201d se midió mediante el registro de potenciales relacionados con eventos (ERP), que se cree que reflejan procesos relacionados con la captación de atención. El estudio encontró un umbral relativamente bajo para la activación del cambio involuntario de atención entre los pacientes suicidas, un factor que puede influir en su capacidad de distracción.Thompson y Chen Ong investigaron la asociación de la conducta suicida con marcadores neurológicos y conductuales, midiendo el sesgo de atención y la inhibición en dos tareas de Stroop, así como la actividad registrada en áreas frontales por EEG (Electroencefalograma) durante cada tarea. Los participantes de alto riesgo mostraron tiempos de respuesta más lentos en el color Stroop (así como a la palabra & # x0201csuicide & # x0201d) y precisión reducida en ensayos incongruentes, pero tiempos de respuesta más rápidos en la tarea emocional Stroop (con actividad reducida en áreas frontales hacia la izquierda) . Los resultados confirmaron que los que intentan suicidarse tienen déficits en el control de la atención que pueden estar relacionados con condiciones particulares de asimetría frontal. En otro estudio importante, Hadlaczky et al. examinó la relación entre la aversión a las pérdidas y la conducta suicida entre los adolescentes reclutados en 30 escuelas en siete países europeos. La aversión a la pérdida predijo el intento de suicidio en análisis prospectivos transversales y de 4 meses después de controlar la depresión, la ansiedad, el estrés y el género. Curiosamente, la aversión a las pérdidas no predijo la ideación suicida en este grupo.

Varios artículos innovadores examinan el tema esencial de las intervenciones terapéuticas para pacientes suicidas, con un enfoque particular en la reducción de las tasas de suicidio. Primero, Iyengar et al. realizó una revisión sistemática de ensayos controlados aleatorios, que informaron que las intervenciones terapéuticas eran efectivas para reducir las autolesiones, incluidos los intentos de suicidio (AS). También se informó una reducción de la ideación suicida y los síntomas depresivos después de las intervenciones terapéuticas. Si bien la mayoría de los estudios no pudieron determinar la eficacia de las intervenciones terapéuticas tanto para los resultados primarios como secundarios, los procesos impulsados ​​individualmente y socialmente parecían mostrar la mayor posibilidad de reducir los intentos de suicidio.

Otra contribución a la prevención es la de Pickering et al., Quienes estudiaron un programa de intervención en el que los estudiantes se sometieron a una capacitación de un año como líderes de pares, y 3.730 estudiantes de 9. ° y # x0221212 ° grado completaron encuestas de referencia para evaluar amistades y adultos en la escuela, así como registrar pensamientos suicidas y comportamientos. En general, capacitar a más líderes pares aumentó la exposición de toda la escuela para todas las modalidades. La exposición fue mayor para los estudiantes más cercanos a sus compañeros líderes en la red de amistad y para los estudiantes que nombraron a adultos más confiables. De manera relacionada, Barzilay et al. validó el Formulario de suicidio del cuestionario de respuesta del terapeuta (TRQ-SF) en un entorno clínico ambulatorio general en una cohorte de pacientes ambulatorios psiquiátricos adultos y sus terapeutas. TRQ-SF se correlacionó positivamente con las evaluaciones simultáneas y predictivas de los resultados suicidas de los pacientes, la gravedad de la depresión y el juicio de los médicos sobre el riesgo de suicidio del paciente. Sin embargo, el TRQ-SF no fue predictivo de la gravedad de los síntomas globales, lo que indica respuestas específicamente relacionadas con el suicidio. En un trabajo fundamental, Brodsky, et al. presentar el modelo de evaluación, intervención y seguimiento para la prevención del suicidio como una guía para la implementación del modelo Cero Suicidio, un marco para coordinar un enfoque multinivel para la aplicación de prácticas basadas en la evidencia en entornos clínicos. El documento describe 10 pasos básicos para el manejo clínico e ilustra cómo implementarlos a través de una viñeta clínica. Finalmente, Sakashita y Oyama presentan una integración de los componentes psicoconductuales asociados con el suicidio, las pautas existentes para identificar puntos críticos de intervención y el marco de estrategias preventivas en un modelo teórico para el suicidio de ancianos.

Dos artículos más examinan diferentes cuestiones relacionadas con el suicidio. Moreno-K & # x000fcstner et al. se centran en los factores demográficos en su análisis de las características de 181.824 llamadas realizadas al Servicio de Urgencias Prehospitalarias M & # x000e1laga por conducta suicida. Del total de llamadas (norte = 181.824), 1.728 (0,9%) se realizaron por conducta suicida. La edad media fue de 43,21 (& # x000b1 18) años y el 57,4% eran mujeres. El estudio de Zhao y Shai & # x02019 revela que las actitudes de los estudiantes hacia el comportamiento suicida y la actitud hacia los supervivientes de pérdidas por suicidio jugaron como mediadores entre la autoeficacia en el manejo de la felicidad y las autoevaluaciones entre los estudiantes universitarios. Así, para esta población, las actitudes hacia el suicidio pueden entenderse como uno de los factores que configuran la autoevaluación y la satisfacción con la vida.

En conclusión, en este número especial, buscamos avanzar en el conocimiento sobre el suicidio mediante la identificación de características psicológicas particulares que pueden facilitar la prevención, los métodos de intervención y los programas específicos. Mejorar nuestra comprensión de estos temas puede ayudar a los médicos e investigadores a establecer estrategias y métodos de prevención específicos que, en última instancia, ayudarán a disminuir las tasas de suicidio en todo el mundo, así como a encontrar un remedio psicológico para todos aquellos que luchan con la ideación y el comportamiento suicidas.


4. La compasión construye conexiones sociales más fuertes.

El voluntariado brinda nuevas oportunidades para la interacción social, que se ha descubierto que brinda una amplia gama de beneficios para la salud física y mental.

Trabajar juntos para servir a los demás fortalece las relaciones, lo que le permite formar conexiones más profundas que pueden proporcionar el apoyo emocional muy necesario durante los momentos difíciles. Esto, a su vez, combate el aislamiento social y la soledad, que pueden causar graves daños a su salud mental y emocional.


Enlaces relacionados

Referencias: Riesgo de esquizofrenia por variación compleja del componente del complemento 4. Sekar A, Bialas AR, de Rivera H, Davis A, Hammond TR, Kamitaki N, Tooley K, Presumey J, Baum M, Van Doren V, Genovese G, Rose SA, Handsaker RE Grupo de Trabajo de Esquizofrenia del Consorcio de Genómica Psiquiátrica, Daly MJ, Carroll MC, Stevens B, McCarroll SA. Naturaleza. 27 de enero de 2016. doi: 10.1038 / nature16549. [Publicación electrónica antes de la impresión]. PMID: 26814963.

Fondos: El Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH) de los NIH, el Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano (NHGRI), el Instituto Nacional de Ciencias Médicas Generales (NIGMS) y el Centro Stanley de Investigación Psiquiátrica.


¿Qué es el altruismo?

El altruismo es la preocupación desinteresada por otras personas: hacer las cosas simplemente por el deseo de ayudar, no porque te sientas obligado a hacerlo por deber, lealtad o razones religiosas. Implica actuar con preocupación por el bienestar de otras personas.

En algunos casos, estos actos de altruismo llevan a las personas a comprometerse a sí mismas para ayudar a los demás. Estos comportamientos a menudo se realizan de forma desinteresada y sin expectativas de recompensa. Otros casos, conocidos como altruismo recíproco, implican tomar acciones para ayudar a otros con la expectativa de que ofrecerán ayuda a cambio.


Música en la mente

No hay nada más unificador, pero también diversificador, que la música. Esta yuxtaposición es parte de lo que hace que la música sea un interés fundamental para todos, incluidos los investigadores. La música es unificadora en la forma en que todos comparten algún tipo de experiencia con ella, casi todos los humanos pueden identificar un recuerdo que se activa con una determinada canción. Quizás un olor desencadena el recuerdo de una canción, o un lugar determinado te trae el recuerdo de la primera vez que escuchaste una melodía. Si bien todos compartimos algún aspecto de una experiencia musical, estas experiencias varían mucho. Para algunos, es crear música por sí mismos lo que abarca su experiencia musical. Para otros, incluido yo mismo, simplemente escuchar música es la experiencia más destacada, ya que no tengo absolutamente ninguna capacidad para crearla yo mismo. Independientemente de la experiencia musical, quizás donde la música es más unificadora es dentro de nuestro cerebro, donde la música se procesa de manera similar para la mayoría de los miembros de la población.

Musica en el cerebro

La música provoca una variedad de consecuencias en el cerebro, sin embargo, ninguna puede ser más frecuente que el efecto gratificante de "sentirse bien". ¿De donde viene esto? La música, como muchas cosas, puede desencadenar la vía de recompensa del cerebro que conduce a una descarga de dopamina que lo mantiene abriendo su Spotify para escuchar la siguiente canción. Su cerebro incluso comienza a anticipar esta recompensa, sin embargo, la reacción del cerebro a este evento anticipatorio sigue sin estar clara. Además, se ha demostrado que la música alivia el estrés en el cerebro al activar el eje hipotalámico pituitario, que tiene un efecto calmante para el individuo al modular otras áreas del cerebro asociadas con un mayor estrés y excitación. A la luz de estos hallazgos, el potencial de la musicoterapia como una técnica futura probada empíricamente se convierte en una posibilidad científica. En un mundo donde las opciones farmacológicas para los trastornos relacionados con el estrés son el tratamiento más común, la musicoterapia abre la oportunidad de una opción complementaria con relativamente ningún efecto secundario.

Tu canción favorita

Si bien los efectos generales de la música son fascinantes, ¿qué sucede cuando experimentas la música de manera mucho más personal, como tu canción favorita? Si eres como yo, cuando escucho mi canción favorita va acompañada de recuerdos, una clara alegría con el ritmo y el compás, así como una miríada de recuerdos que inundan mi conciencia y me permiten sumergirme en la canción. Resulta que existe evidencia neuronal que respalda esta experiencia. Cuando escuchas tu canción favorita, tu corteza prefrontal (sentido del yo), hipocampo (memoria) y corteza parietal lateral (área de asociación) se activan y se unen. La investigación sugiere que el sentimiento omnipresente de su canción favorita está representado en este circuito. Mientras escucha música que no prefiere, solo se ilumina el área de asociación del cerebro, que es simplemente responsable de su percepción del ritmo y el sonido. Este fascinante fenómeno proporciona evidencia de que su percepción personal de la música está correlacionada con su cerebro que se enciende en conjunto y brinda una experiencia inmersiva que inunda el centro de recompensa del oyente.

Tanto si eres músico como si simplemente eres un amante de la música, la música suele ser una parte integral de nuestras vidas. Resulta que también es un proceso exclusivo en nuestro cerebro que incluso puede aprovecharse para obtener beneficios terapéuticos. Así que la próxima vez que escuches tu canción favorita, cierra los ojos, relájate y deja que tu cerebro se haga cargo.


¿Cuáles son los tipos de espina bífida?

Hay cuatro tipos de espina bífida: oculta, defectos del tubo neural cerrado, meningocele y mielomeningocele. Los síntomas de la espina bífida varían de una persona a otra, según el tipo y el nivel de afectación.

  • Occulta es la forma más leve y común en la que uno o más huesos de la columna vertebral (llamados vértebras) están malformados. El nombre & ldquoocculta & rdquo que significa & ldquohidden & rdquo indica que una capa de piel cubre la abertura en los huesos de la columna. A menudo se detecta por accidente en una radiografía o una prueba similar. Esta forma de espina bífida rara vez causa discapacidades o síntomas.
  • Defectos cerrados del tubo neural son un grupo diverso de defectos en los que la columna puede tener malformaciones de la grasa, los huesos o las membranas (llamadas meninges) que recubren la médula espinal. Muchos de estos defectos del tubo neural requieren cirugía en la niñez. Las personas con este tipo de espina bífida pueden tener debilidad en las piernas y problemas para controlar los intestinos y la vejiga. Estos problemas pueden cambiar o progresar a medida que los niños crecen. Es importante tener un seguimiento cercano con los médicos para minimizar estos cambios tanto como sea posible.
  • Meningocele ocurre cuando un saco de líquido cefalorraquídeo atraviesa la columna vertebral. Este líquido normalmente se encuentra solo alrededor del cerebro y la columna, pero un problema con la cubierta ósea que cubre la columna permite que sobresalga en este caso. La malformación no contiene nervios y puede o no estar cubierta por una capa de piel. Las personas con meningocele pueden tener síntomas menores.
  • Mielomeningocele es la forma más grave de espina bífida. Una porción de la médula espinal o de los nervios está expuesta en un saco a través de una abertura en la columna que puede o no estar cubierta por las meninges. Los cirujanos pueden cerrar la abertura mientras el bebé está en el útero o poco después de que nazca. La mayoría de las personas con mielomeningocele tienen cambios en la estructura cerebral, debilidad de las piernas y disfunción de la vejiga y los intestinos. El mielomeningocele a menudo se denomina afección de los copos de nieve porque no hay dos personas con la afección que sean iguales. Por lo general, cuanto más baja en la columna vertebral se produce la apertura se relaciona con menos síntomas en la persona. Las personas con mielomeningocele requieren un seguimiento estrecho con los médicos durante su niñez y vida para maximizar su función y prevenir complicaciones como la insuficiencia renal.

La deficiencia de vitamina B12 y sus consecuencias neurológicas

Las vitaminas del complejo B son importantes para diversas funciones del cuerpo humano. Ya sea en la producción de energía, los mecanismos de defensa del cuerpo o la formación de glóbulos rojos, las vitaminas del grupo B juegan un papel fundamental al trabajar en conjunto o individualmente. La vitamina B12, en particular, tiene un gran impacto en la salud neurológica.

Cuando se trata de problemas neurológicos, la vitamina B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B3 (niacina), B7 (biotina), B6 ​​(piridoxina), B9 (folato, conocido sintéticamente como ácido fólico) y B12 (cobalamina) son especialmente importante. Estas vitaminas del grupo B tienen efectos específicos sobre las funciones de las células cerebrales y su deficiencia conduce a diferentes problemas neurológicos y psicológicos. La deficiencia de vitamina B12 no es muy común en los adultos jóvenes, pero las personas mayores son más propensas a esta condición.

La vitamina B12, o cobalamina, es una vitamina esencial para el correcto funcionamiento y desarrollo del cerebro y las células nerviosas. Desempeña un papel importante en el mantenimiento de las vainas que recubren y protegen los nervios del sistema nervioso central y periférico, asegurando una transmisión rápida y eficaz de los impulsos nerviosos.

Una sustancia grasa llamada mielina es esencial para la formación de estas vainas. La vitamina B12 juega un papel importante en la síntesis y el mantenimiento de la mielina. Los problemas neurológicos causados ​​por la deficiencia de vitamina B12 más adelante en la vida se deben al daño causado a la vaina de mielina.

El mecanismo real por el cual ocurre el daño de la mielina no está claro. Sin embargo, se proponen dos posibles mecanismos:

1. La vitamina B12 contribuye en un paso importante del ciclo de un carbono.

El funcionamiento adecuado del sistema nervioso central depende del metabolismo de un carbono que tiene lugar en el cerebro. El ciclo de un carbono en realidad incluye una serie de reacciones bioquímicas que ocurren en cada célula del cuerpo humano. El ciclo es crucial para la síntesis de ADN, ARN, neurotransmisores, fosfolípidos de membrana y mielina. Entre estos, los neurotransmisores (serotonina, dopamina, acetilcolina y nor-epinefrina) son esenciales para el mantenimiento de las funciones cognitivas del cerebro, y la mielina es necesaria para la protección y comunicación neuronal como se describió anteriormente.

La vitamina B12 es un participante vital del ciclo porque actúa como cofactor en un paso muy importante de la vía de un carbono: la síntesis de metionina. Las razones por las que este paso es tan crucial son:

  • La metionina es un aminoácido que dona los grupos metilo necesarios para que se produzcan las reacciones de metilación (reacciones bioquímicas que son esenciales para la síntesis de las sustancias antes mencionadas). Sin metionina, no se pueden producir mielina y los neurotransmisores necesarios para el desarrollo, el mantenimiento y las funciones neurológicos.
  • La metionina se sintetiza a partir de la homocisteína, un aminoácido relacionado con muchas enfermedades neurodegenerativas. Un alto nivel de este aminoácido puede provocar daños cerebrales y alteraciones cognitivas. La síntesis de metionina evita así la acumulación de este aminoácido nocivo en el cerebro.

Otras vitaminas del complejo B como el ácido fólico, la vitamina B6 y la vitamina B2 también son esenciales para la vía del carbono único.

2. La vitamina B12 actúa como coenzima en otra reacción importante que se necesita para la síntesis y estabilización de la mielina.

Otra reacción bioquímica, la conversión de metilmelonil-CoA en succinil CoA, también requiere la coenzima cobalamina. Si esta reacción no ocurre, la metilmalonil-CoA se convierte en ácido metilmalónico (MMA), que es un desestabilizador de la mielina. El exceso de MMA conduce a la síntesis de ácidos grasos anormales en lugar de mielina. Estos ácidos grasos anormales se incorporan a los lípidos neuronales que conducen a la formación de una frágil vaina de mielina. Posteriormente, se produce una mielinización o desmielinización anormal. El resultado es una disfunción grave del sistema nervioso central y periférico.

La deficiencia de vitamina B12 causa varios problemas neuropsiquiátricos que van desde la neuropatía hasta la demencia en los ancianos.

Se ha descubierto que la deficiencia de vitamina B12 causa problemas neurológicos y psiquiátricos en adultos entre 40 y 90 años de edad. Rara vez afecta a personas más jóvenes. Las manifestaciones neurológicas incluyen mielopatía (enfermedad de la médula espinal), neuropatía (enfermedad de los nervios), alteraciones sensoriales, anomalías en la marcha y debilidad, mientras que los problemas psiquiátricos van desde alteraciones cognitivas y conductuales hasta demencia.

a) Degeneración combinada subaguda

Esta es una condición degenerativa progresiva que afecta la médula espinal y es causada por la deficiencia de vitamina B12. La degeneración también puede afectar el cerebro, los nervios de los ojos y los nervios periféricos. Inicialmente, la vaina de mielina está dañada, seguida de la degeneración de los axones (nervios). Los síntomas iniciales de esta afección suelen ser una sensación de hormigueo y entumecimiento en ambos lados, así como movimientos torpes. Otros síntomas incluyen debilidad, problemas visuales, alteraciones cognitivas, reflejos anormales y disfunciones de la vejiga y la erección. El tratamiento temprano de esta afección con suplementos de vitamina B12 da buenos resultados. Un retraso en el tratamiento puede resultar en una recuperación incompleta de las funciones perdidas.

La neuropatía periférica también es una presentación habitual de la deficiencia de vitamina B12. En esta condición, se interrumpe la transmisión de señales nerviosas entre la médula espinal y diferentes partes del cuerpo. El problema puede deberse al daño directo causado a los nervios o la desmielinización que conduce al daño axonal. Los síntomas son sensaciones de hormigueo, dolor y entumecimiento. Dependiendo del tipo de nervio afectado, puede haber pérdida de sensibilidad o de masa y actividad muscular. Esta condición también necesita un tratamiento temprano para limitar el daño y obtener resultados efectivos.

c) Problemas psiquiátricos relacionados con la deficiencia de vitamina B12

Las manifestaciones psiquiátricas de la deficiencia de vitamina B12 incluyen delirios, alucinaciones, cambios cognitivos (como deterioro de la memoria), depresión y demencia. Estos problemas se describen por varios mecanismos como la producción alterada de neurotransmisores y niveles elevados de homocisteína y ácido metilmalónico (MMA). Cuando no hay otra causa obvia de trastorno psiquiátrico, se debe considerar la detección y la suplementación con vitamina B12.

d) Deficiencia de vitamina B12 en la contracción del cerebro y trastornos neurodegenerativos.

La deficiencia de vitamina B12 y el aumento resultante de los niveles de homocisteína pueden provocar atrofia (encogimiento) cerebral. La atrofia cerebral suele ocurrir con el envejecimiento normal. Pero este proceso se acelera en presencia de enfermedades neurodegenerativas.

Varios estudios han demostrado que la deficiencia de cobalamina es más común en pacientes con enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson y diversas afecciones que causan demencia. Pero la relación causal entre la deficiencia de vitamina B12 y estas enfermedades no es concluyente. Sin embargo, la mayoría de los estudios que relacionan la hiperhomocisteinemia con la enfermedad de Alzheimer y otras causas de demencia reportan resultados positivos. Esto significa que los niveles elevados de homocisteína en la sangre aumentan el riesgo de estas enfermedades.

También existe controversia en el informe de estudios que evalúan una asociación entre la deficiencia de vitamina B12 y la esclerosis múltiple.

e) Vitamina B12 y complicaciones vasculares

El aumento de los niveles de homocisteína en la sangre también es un factor de riesgo reconocido de accidente cerebrovascular y otras complicaciones vasculares. Por tanto, existe una posible relación entre la deficiencia de vitamina B12 y las enfermedades vasculares.

Las deficiencias de vitamina B12 y folato en la vida fetal y temprana causan un desarrollo cerebral y funciones cognitivas deficientes

El folato y la vitamina B12 juegan un papel muy importante en el desarrollo del cerebro, especialmente durante el feto y los primeros 2 años de vida. Además, estas vitaminas son esenciales hasta la pubertad, ya que la mielinización que comienza durante la vida fetal continúa hasta la pubertad. Como se mencionó anteriormente, la deficiencia de vitamina B12 da como resultado una mielinización restringida y, dependiendo del área del sistema nervioso afectada, el niño puede presentar diversos problemas cognitivos e intelectuales. Las mujeres embarazadas con deficiencia de folato y B12 necesitan suplementos para prevenir el desarrollo de estas complicaciones neurológicas.

La vitamina B12 demuestra ser un micronutriente muy importante para la salud del cerebro tanto en los niños como en los ancianos. Existen varias condiciones que pueden conducir a la deficiencia de esta vitamina. Pero si la causa se debe a una deficiencia dietética, la suplementación adecuada y oportuna de esta "vitamina nerviosa" puede prevenir daños en el sistema nervioso. La vitamina es abundante en alimentos de origen animal y las dietas veganas saludables están fortificadas con esta vitamina.

MM negro (2008). Efectos de la deficiencia de vitamina B12 y ácido fólico en el desarrollo cerebral de los niños. Boletín de alimentación y nutrición, 29 (2 Suppl) PMID: 18709887

Briani C, Dalla Torre C, Citton V, Manara R, Pompanin S, Binotto G y # 038 Adami F (2013). Deficiencia de cobalamina: cuadro clínico y hallazgos radiológicos. Nutrientes, 5 (11), 4521-39 PMID: 24248213

Carmel R, Green R, Rosenblatt DS y # 038 Watkins D (2003). Actualización sobre cobalamina, folato y homocisteína. Hematología / Programa de Educación de la Sociedad Americana de Hematología. Sociedad Americana de Hematología. Programa de educación, 62-81 PMID: 14633777

de Jager CA (2014). Niveles críticos de atrofia cerebral asociados con la homocisteína y el deterioro cognitivo. Neurobiología del envejecimiento, 35S2 PMID: 24927906

Naidich MJ y # 038 Ho SU (2005). Caso 87: Degeneración combinada subaguda. Radiología, 237 (1), 101-5 PMID: 16183926

Najafi MR, Shaygannajad V, Mirpourian M y # 038 Gholamrezaei A (2012). Deficiencia de vitamina B (12) y esclerosis múltiple ¿Existe alguna asociación? Revista internacional de medicina preventiva, 3 (4), 286-9 PMID: 22624086

Obeid R y # 038 Herrmann W (2006). Mecanismos de neurotoxicidad de la homocisteína en enfermedades neurodegenerativas con especial referencia a la demencia. Cartas FEBS, 580 (13), 2994-3005 PMID: 16697371

Reynolds E (2006). Vitamina B12, ácido fólico y sistema nervioso. Lancet neurology, 5 (11), 949-60 PMID: 17052662

Selhub J (2002). Folato, vitamina B12 y vitamina B6 y metabolismo de un carbono. La revista de nutrición, salud y envejecimiento # 038, 6 (1), 39-42 PMID: 11813080

Selhub J, Bagley LC, Miller J y nº 038 Rosenberg IH (2000). Vitaminas B, homocisteína y función neurocognitiva en ancianos. Revista estadounidense de nutrición clínica, 71 (2) PMID: 10681269

Weir DG y # 038 Scott JM (1999). Función cerebral en los ancianos: papel de la vitamina B12 y el ácido fólico. Boletín médico británico, 55 (3), 669-82 PMID: 10746355

Werder SF (2010). Deficiencia de cobalamina, hiperhomocisteinemia y demencia. Enfermedad neuropsiquiátrica y tratamiento, 6, 159-95 PMID: 20505848


Tranquilidad: ahora se ha descubierto que las experiencias cercanas a la muerte tienen explicaciones científicas

Las experiencias cercanas a la muerte a menudo se consideran fenómenos místicos, pero la investigación ahora está revelando explicaciones científicas para prácticamente todas sus características comunes. Los detalles de lo que sucede en las experiencias cercanas a la muerte ahora se conocen ampliamente: una sensación de estar muerto, una sensación de que la & quotsoul & quot de uno ha abandonado el cuerpo, un viaje hacia una luz brillante y una partida hacia otra realidad donde el amor y la dicha son omnipresentes. .

Aproximadamente el 3 por ciento de la población de EE. UU. Dice haber tenido una experiencia cercana a la muerte, según una encuesta de Gallup. Las experiencias cercanas a la muerte se informan en todas las culturas, y los registros escritos de ellas se remontan a la antigua Grecia. No todas estas experiencias coinciden en realidad con roces con la muerte y el estudio mdashone de 58 pacientes que relataron experiencias cercanas a la muerte encontró que 30 no estaban realmente en peligro de morir, aunque la mayoría pensaba que sí.

Recientemente, una gran cantidad de estudios ha revelado los posibles fundamentos de todos los elementos de tales experiencias. "Muchos de los fenómenos asociados con las experiencias cercanas a la muerte pueden explicarse biológicamente", dice el neurocientífico Dean Mobbs, de la Unidad de Cognición y Ciencias del Cerebro del Consejo de Investigación Médica de la Universidad de Cambridge. Mobbs y Caroline Watt de la Universidad de Edimburgo detallaron esta investigación en línea el 17 de agosto en Tendencias en las ciencias cognitivas.

Por ejemplo, la sensación de estar muerto no se limita a las experiencias cercanas a la muerte: los pacientes con síndrome de Cotard o del "cadáver andante" tienen la creencia delirante de que han fallecido. Este trastorno ha ocurrido después de un trauma, como durante las etapas avanzadas de la tifoidea y la esclerosis múltiple, y se ha relacionado con regiones del cerebro como la corteza parietal y la corteza prefrontal. delirios observados en condiciones psiquiátricas como la esquizofrenia ”, explica Mobbs. Aunque el mecanismo detrás del síndrome sigue siendo desconocido, una posible explicación es que los pacientes están tratando de encontrarle sentido a las extrañas experiencias que están teniendo.

También se sabe ahora que las experiencias extracorporales son comunes durante los patrones de sueño interrumpidos que preceden inmediatamente al sueño o la vigilia. Por ejemplo, la parálisis del sueño, o la experiencia de sentirse paralizado mientras aún es consciente del mundo exterior, se informa en hasta el 40 por ciento de todas las personas y está relacionada con vívidas alucinaciones oníricas que pueden resultar en la sensación de flotar sobre el cuerpo. Un estudio de 2005 descubrió que las experiencias extracorporales pueden desencadenarse artificialmente estimulando la unión temporoparietal derecha en el cerebro, lo que sugiere que la confusión con respecto a la información sensorial puede alterar radicalmente la forma en que uno experimenta su cuerpo.

Una variedad de explicaciones también podrían explicar los informes de los moribundos de conocer a los fallecidos. Los pacientes con enfermedad de Parkinson, por ejemplo, han informado de visiones de fantasmas, incluso monstruos. ¿La explicación? El Parkinson implica un funcionamiento anormal de la dopamina, un neurotransmisor que puede provocar alucinaciones. Y cuando se trata de la experiencia común de revivir momentos de la vida, uno de los culpables podría ser el locus coeruleus, una región del mesencéfalo que libera noradrenalina, una hormona del estrés que uno esperaría que se liberara en altos niveles durante un trauma. El locus coeruleus está muy conectado con las regiones del cerebro que median la emoción y la memoria, como la amígdala y el hipotálamo.

Además, la investigación ahora muestra que una serie de drogas medicinales y recreativas pueden reflejar la euforia que a menudo se siente en las experiencias cercanas a la muerte, como la ketamina anestésica, que también puede desencadenar experiencias extracorporales y alucinaciones. La ketamina afecta el sistema opioide del cerebro, que puede activarse naturalmente incluso sin drogas cuando los animales están bajo ataque, lo que sugiere que el trauma podría desencadenar este aspecto de las experiencias cercanas a la muerte, explica Mobbs.

Finalmente, uno de los aspectos más famosos de las alucinaciones cercanas a la muerte es moverse a través de un túnel hacia una luz brillante. Aunque las causas específicas de esta parte de las experiencias cercanas a la muerte siguen sin estar claras, la visión de túnel puede ocurrir cuando el flujo de sangre y oxígeno se agota en el ojo, como puede suceder con el miedo extremo y la pérdida de oxígeno que son comunes a la muerte.

En conjunto, la evidencia científica sugiere que todas las características de la experiencia cercana a la muerte tienen alguna base en la función normal del cerebro que salió mal. Además, el conocimiento mismo de la tradición con respecto a los episodios cercanos a la muerte podría desempeñar un papel crucial al experimentarlos y la profecía autocumplida de mdasha. Tales hallazgos "proporcionan evidencia científica de algo que siempre ha estado en el ámbito de la paranormalidad", dice Mobbs. "Personalmente creo que comprender el proceso de morir puede ayudarnos a aceptar esta parte inevitable de la vida".

Un obstáculo potencial para futuras investigaciones sobre las experiencias cercanas a la muerte será analizarlas experimentalmente, dice el neurocientífico cognitivo Olaf Blanke del Instituto Federal Suizo de Tecnología en Lausana, Suiza, quien ha investigado las experiencias extracorporales. Aún así, "nuestro trabajo ha demostrado que esto se puede hacer para las experiencias extracorporales, entonces, ¿por qué no para las sensaciones asociadas a experiencias cercanas a la muerte?"


Ver el vídeo: Neurologie Imagefilm (Junio 2022).